Anasayfa | 100 Preguntas y Respuestas Sobre el Islam

¿Cuál es la última religión divina?


Los sabios islámicos dividen las religiones en dos:

1. Las religiones verdaderas.

2.  Las religiones falsas.

Las religiones que están basadas en la creencia en un solo Dios y que ordenan a las personas adorarle y obedecerle son llamadas “religiones verdaderas”. Las religiones verdaderas son las reveladas por Al-lah.

De este modo, ellas son llamadas también “religiones divinas” y “religiones unitarias o monoteístas” porque están basadas en la creencia de la unidad de Al-lah y la adoración exclusiva a Él.

Las religiones que no fueron enviadas por Al-lah sino que fueron fabricadas por los hombres y que no están basadas en la creencia en un solo Dios son llamadas “religiones falsas”.

Algunas religiones verdaderas fueron distorsionadas después de su revelación por los hombres, que les añadieron creencias erróneas y supersticiones. Las religiones que eran verdaderas al principio, pero que fueron alteradas más tarde son llamadas “religiones distorsionadas”, como sucede con el Judaísmo y el Cristianismo.

La primera religión de la humanidad fue la religión unitaria o monoteísta, basada en la creencia en un solo Dios, que fue revelada a Adán, el primer hombre y el primer profeta. Los sociólogos han demostrado que la primera religión del hombre fue la religión unitaria. Schmidt, un investigador de la historia de las religiones y sociólogo, mostró que los pigmeos, que son la sociedad más primitiva sobre la tierra, eran monoteístas. Los hallazgos de Schmidt refutaron la afirmación de Durkheim de que el totemismo fue la primera religión de la humanidad y eliminaron así esta visión, que había sido común en Occidente.

Después del Profeta Adán, algunas personas se alejaron de la creencia de la unidad y adoptaron, con el transcurso del tiempo, algunas creencias erróneas al obedecer a sus almas y las sugerencias de Satanás. De este modo, aparecieron las religiones erróneas. Según se apartaba la gente de la verdadera religión, Dios Todopoderoso les envió nuevos profetas y nuevas revelacionmes y les invitó a la creencia de la unidad (monoteísmo). Algunas personas aceptaron esta invitación, pero otras insistieron en mantener sus erróneas creencias e incluso intentaron impedir que aquellos que querían volver a la religión verdadera lo pudieran hacer, y les oprimieron y torturaron. De este modo, ha existido siempre una lucha entre los que creían en la religión verdadera y los que no en cada siglo y en cada época. Esta lucha continúa y lo hará hasta el Dia del Juicio.

La última religión divina es el Islam

Ninguna de las versiones originales de los libros divinos que fueron enviados antes del Corán existe hoy en día. Con el transcurso del tiempo estas versiones originales se perdieron y fueron escritas de nuevo por otras personas. De este modo, supersticiones y creencias erróneas fueron introducidas en ellas. Así por ejemplo, es un hecho histórico que la Torah no pudo ser mantenida intacta después del Profeta Musa (Moisés) por los judíos, que vivieron en el exilio como esclavos durante siglos, perdieron sus creencias y se convirtieron en idólatras. Es también un hecho histórico que la actual versión de la Torah fue escrita por algunos sabios y que ella fue aceptada como si se tratara de la Torah original. Resulta claro, sin embargo, que un libro que fue presentado tras un período tan dilatado y desordenado no puede ser la misma Torah que fue revelada a Moisés. Ella contiene además algunas afirmaciones y difamaciones que no se corresponden con la naturaleza de los profetas y los decretos divinos y que son contrarias al espíritu de la religión. Los Salmos, que fueron revelados a Daud (David), quedaron expuestos a las mismas distorsiones.

En lo que se refiere al Evangelio, hay que señalar que Jesús no escribió las revelaciones que recibió porque él se convirtió en un profeta cuando tenía 30 años y su deber de profecía terminó cuando tenía 33. Él fue de una localidad a otra y de ciudad en ciudad con el fin de guiar al pueblo durante un período muy corto de tiempo, tres años. Durante sus últimos días, él siempre fue objeto de vigilancia por parte de la administración romana debido a la incitación de los judíos. Él no pudo encontrar el tiempo ni la oportunidad para escribir el Evangelio. En realidad, los Evangelios que existen hoy recibieron el nombre de las personas que los escribieron y parecen más una biografía de Jesús, que incluye enseñanzas, lecciones y guía suyas a sus apóstoles. Además, ellos no fueron escritos por los apóstoles, que fueron los primeros creyentes en el Mensaje de Jesús, sino por aquellos escucharon a través de ellos las divinas palabras que fueron enviadas a Jesús.

Existen algunas diferencias entre los Evangelios actuales, tanto en lo que se refiere a su contenido como a la narración. De hecho, estos Evangelios fueron aceptados por un consejo, compuesto por un millar de clérigos, en el Concilio de Nicea, que tuvo lugar en el año 325. Este consejo examinó cientos de Evangelios y aceptó los cuatro que afirmaban que Jesús era una figura divina por medio de un acuerdo de 318 miembros. El consejo ordenó luego destruir el resto de los Evangelios, que discrepaban con los anteriores, quemándolos.

De este modo, el principio de que Jesús era el hijo de Dios -que Dios perdone a quienes lo afirman- fue aceptado por un consejo que se reunió tres siglos después de vivir Jesús. Así pues, es imposible sostener que los actuales cuatro Evangelios sean los originales.

Share this