Anasayfa | 100 Cuestiones y Respuestas Sobre la Creencia

¿Cuáles son las pruebas de la Unidad de Al-lah?


La afirmación de que hay más de un dios es inválida desde el punto de vista de la lógica.

En la teología islámica, los sabios mencionan varias evidencias con el fin de probar la Unidad de Al-lah. La más importante de ellas es la evidencia llamada “reductio ad impossible”, que refuta la afirmación de que hay más de un Dios.

Cuando afirmamos que hay dos dioses iguales en el universo, esto implica que habría discusiones entre ellos y conflictos entre sus deseos.

Al final de tal conflicto, por ejemplo, cuando un dios quisiera que algo ocurriera y el otro quisiera que no fuera así, esto daría lugar a tres posibilidades:

1. Ambos deseos de los dioses tendrían lugar.

2. Ninguno de los deseos de los dioses tendría lugar.

3. Uno de los deseos de los dioses tendría lugar y el deseo del otro no.


Todas estas posibilidades son inválidas desde el punto de vista racional e imposibles.

Si los deseos de ambos tuvieran lugar, un estado en el que algo fuera ordenado ocurrir y no ocurrir tendría lugar al mismo tiempo, es decir, dos opuestos, como existencia y no existencia, se unirían, lo que es lógicamente imposible.

Si ninguno de los deseos de los dioses tuviera lugar, esto significaría que algo sería privado de la existencia y de la no existencia al mismo tiempo, es decir, los opuestos sucederían, lo cual es también racional y lógicamente imposible.

Además, estos dioses sufrirían una debilidad cuando sus deseos no se realizaran. Los seres débiles no pueden ser divinos; ellos no podrían crear nada.

La tercera posibilidad es que el deseo de uno de los dioses se materializara mientras que el del otro se viera impedido de suceder. El dios cuyo deseo se viera impedido de ocurrir se convertiría en débil. Y, como hemos dicho, un ser débil no puede ser un dios.

Además, hemos mencionado que los dioses serían iguales. De este modo, cuando uno de ellos resultara ser débil, el otro sería también demasiado débil también porque ellos serían iguales. Así pues, ambos serían débiles. Pero los seres débiles no pueden ser dioses.

De este modo, todas las posibilidades resultan ser inválidas, y la teoría de que hay dos o más dioses demuestra ser inválida de forma automática.

Así pues, el Ser Divino que ha creado el mundo es uno. Y ese ser es Al-lah, el Exaltado, Que posee una perfección absoluta. El poder y la grandeza son una necesidad que se deriva de la propia existencia de Su Personalidad Pre-eterna y Post-eterna.

Existen otras evidencias que prueban la creencia de la Unidad. Mencionamos aquí algunas de ellas, que consideramos importantes:

• La evidencia de que “Su Soberanía no acepta ningún socio”

La más importante e indispensable consecuencia de la soberanía es la independencia y la libertad, es decir, el rechazo de la intervención e injerencia de otros en esa soberanía.
Resulta obvio que incluso los hombres débiles que tienen un escaso poder o sólo parte de la soberanía rechazan la intervención externa con el fin de proteger su independencia y actúan agresivamente cuando otros se interfieren en sus asuntos. En la historia vemos que algunos reyes que estaban llenos de amor y compasión mataban a sus hijos inocentes y amados hermanos si ellos se inmiscuían en su soberanía. Esto muestra claramente que la soberanía es tan absoluta y esencialmente dominante que no admite una intervención.

Incluso el sentimiento de soberanía en los hombres débiles y necesitados rechaza la intervención, no acepta la asociación en su soberanía y trata de proteger su independencia por todos los medios. Cabe entender que Al-lah Todopoderoso, “que posee una soberanía absoluta dado que es el Señor de los Mundos, tiene un dominio absoluto en forma de divinidad y una absoluta independencia en forma de unidad”. Él no tiene ningún socio, homólogo o rival.

De este modo, la independencia y la unidad son principios indispensables de la absoluta soberanía de Al-lah.

• La evidencia del orden

El orden perfecto y el sistema infalible que pueden verse en los seres que hay sobre la tierra, desde los átomos a los individuos, es la mayor prueba de la brillante evidencia de la unidad. Si alguien distinto que el Hacedor interviniera en las actividades divinas y en la creación, ese orden y equilibrio altamente delicado se vería dañado y las marcas del desorden serían vistas en todas partes.

• La evidencia de “la facilidad en la unidad y la dificultad en la pluralidad”

Si la creación de las cosas es atribuida sólo a un Hacedor y un Creador, la creación de una cosa sería fácil. Si ella fuera atribuida a la naturaleza, sin embargo, una mosca sería tan difícil de crear como los cielos, una flor tan difícil como una primavera y una fruta tan difícil como un huerto.

Dado que una eterna facilidad es vista en la creación de las cosas del universo, se entiende que el Creador es uno y solo.

Share this