Anasayfa | 100 Preguntas y Respuestas Sobre el Islam

¿Descenderá Jesús de nuevo sobre la Tierra antes del Día del Juicio?


Jesucristo, que fue creado sin un padre como milagro, es uno de los cuatro grandes profetas. A la edad de 30 años, él recibió la profecía y después de tres años, Dios le elevó a los cielos tras liberarlo del asesinato preparado por los judíos.

Él es recordado también con el nombre de “El Mesías”. Él recibió este título porque él curó enfermedades pasando un paño al igual que Zakariya le pasó un paño a él. Como se ha narrado, Jesucristo descenderá a la Tierra al final de los tiempos y estará en la comunidad del Profeta Muhammad.

La afirmación de que Jesucristo fue crucificado

Cuando miramos al Evangelio en estos días, no es posible encontrar un punto de vista sobre el que exista un acuerdo unánime. Según el Nuevo Testamento, Jesucristo hizo frente a ciertas dificultades en su causa justa y legítima, fue acusado de incitar al pueblo y, debido a la insistente demanda de los judíos, fue crucificado por el sexto gobernador de la provincia de Yahudiya del Imperio Romano, Poncio Pilato. En el Evangelio de Lucas, se declara que Poncio Pilato se sometió a los deseos de los judíos (1) y que Jesucristo fue sentenciado a muerte en el alto tribunal de los judíos, el Sanedrin.

Según los Evangelios, se señala que el lugar donde se hallaba Jesucristo no era conocido, pero que Judas Escariote, que fue uno de los 12 Apóstoles, reveló su lugar por una pequeña cantidad de 30 monedas de plata y Dios hizo que su figura se pareciera a la de Jesucristo (2).

El final de Jesús es, sin embargo, objeto de disputa entre los cristianos. Es conocido que existen cristianos que no aceptan la versión de la crucifixión, como los cerintios y los tatianos. George Sale, que tradujo el Corán al inglés, dice: “Aunque algunos cristianos afirman que la tesis de que Jesucristo no fue crucificado fue una novedad aportada por el Profeta Muhammad, lo cierto es que eso no es verdad. Algunos grupos como los capocracianos y cerintios sostuvieron la misma opinión que el Profeta. En su obra “Los Viajes de los Mensajeros”, Focio dijo que la siguiente declaración fue escrita: “Jesucristo no fue crucificado: otra persona fue crucificada en su lugar”.

Otros cristianos, sin embargo, creen que Jesús fue crucificado en el tiempo de Poncio Pilato y luego resucitó y subió a los cielos. Según esta tesis, Judas Escariote, que reveló el lugar donde Jesús se hallaba, se sintió luego arrepentido de su traición y cometió suicidio. Los cristianos se han dividido en tres grupos con respecto a este tema. Un primer grupo cree que Jesucristo fue crucificado en cuepo, pero su muerte no afectó a su alma directamente. Otro grupo afirma que la esencia del Mesías, que es doble, fue crucificada y el tercer grupo considera que su cuerpo murió, pero su alma ascendió a los cielos. (3).

El fin de Jesucristo en el Corán

Los puntos de vista de los Evangelios y los cristianos sobre el fin de Jesucristo están explicados arriba. El Corán, por su parte, ofrece explicaciones claras sobre este asunto. Algunos versos sobre el tema son los siguientes:

“E intrigaron y Al-lah intrigó también. Pero Al-lah es el Mejor de los que intrigan. Cuando Al-lah dijo: “¡Jesús! Voy a llamarte a Mí, voy a elevarte a Mí, voy a librarte de los que no creen y poner, hasta el día de la Resurrección, a los que te siguen por encima de los que no creen”. (4)

En otro verso, el tema es clarificado más y se declara:

“Y por haber dicho: “Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Al-lah”, siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento de él, no siguen más que conjeturas. Pero, ciertamente no le mataron”. (5)

En el verso se explica claramente que Jesucristo no fue crucificado, sino que alguien fue crucificado en su lugar por error. Los sabios explican este verso de la forma siguiente: “Cuando los judíos fueron a ver a Jesucristo con la intención de matarle, ellos no pudieron encontrarle, porque Dios el Altísimo le hizo ascender a los cielos. Los judíos se pusieron nerviosos y temían que el pueblo se inmiscuyera y, de este modo, capturaron a un hombre y le crucificaron como si fuera Jesucristo. Aunque la gente conocía a Jesucristo por el nombre, no le conocían en persona.

Según otro punto de vista, los judíos supieron que Jesucristo estaba en una casa y fueron allí con el fin de matarle. Su líder, Yahuda, envió a un hombre llamado Taytayus para matar a Jesús. Dios Topoderoso elevó a Jesús a los cielos e hizo que este hombre se le pareciera y los judíos le crucificaron en lugar de crucificar a Jesús.

Junto a estas narraciones, se señala que uno de los apóstoles cometió un acto de traición y espionaje y Al-lah le hizo parecerse a Jesús como castigo y él fue luego crucificado.

Estas narracciones muestran claramente que los judíos que intentaron matar a Jesucristo no tuvieron éxito y Dios le salvó de sus ataques y lo elevó a los cielos.

El descenso de Jesucristo a la tierra

La comunidad de Muhammad (PB) es una comunidad objeto de alabanzas en muchos aspectos. Ella es objeto de elogios en el Corán y en las otras Escrituras.

Cuando Jesucristo vio las notables cualidades de esta comunidad él rezó a Dios para que le convirtiera en uno de sus miembros y Dios aceptó su súplica. Es por esta razón que cuando el tiempo llegue, él descenderá a la tierra como el renovador de la religión. (6)

Se establece en el Libro, en los dichos de la Sunna del Profeta Muhammad (PB) y en el consenso de los sabios que Jesucristo descenderá a la Tierra (7) y esto es un tema de creencia basado en algunos hadices sólidos; quien lo niegue será considerado como un incrédulo. (8)

Según Shavkani, los hadices que anuncian el descenso de Jesús a la tierra son 29 y ellos 9 son sólidos. Existe también el mismo número en el Sahih Muslim. (10). Él dijo.

“Al igual que los hadices narrados sobre el esperado Mahdi y el Dayyal, los hadices sobre la llegada de Jesús hijo de María han alcanzado el rango de solidez” (11).

En la explicación del Corán de Ibn Kazir, se señala que la venida de Jesucristo es una señal del Día del Juicio, que es mencionado en el verso 61 de la Sura El Lujo, que declara que este hecho será un signo de la Hora. Los hadices que anuncian que él descenderá antes de la llegada del Día del Juicio poseen el grado de sólidos. Sheij Abdul Fattah Abu Gudde declara que las narraciones que hablan de que Jesucristo descenderá a la Tierra y matará al Dayyal han alcanzado el grado de solidez (12). En su obra Nazmu´ul Mutanasir, el sabio del hadiz Kittani (13) defiende el mismo punto de vista.

En Fathu´ul Bari de IbnHayar al-Asqalaani se señala  también que los hadices que afirman que el Mahdi estará en la comunidad y que Jesucristo rezará detrás de él son hadices sólidos (14).

En su obra “Sherhu´l Maka” el autor Sherhu’l-Makasıd, Sadeddin Taftazani declara que que hay muchos hadices sobre la venida de Jesús y que ellos son sólidos  (15)

Vemos que en algunos hadices y versos se explican algunos signos de la llegada del Día del Juicio. Éstos están reunidos bajo el título de “Los Signos del Último Día”. Uno de ellos es el descenso de Jesucristo a la Tierra. En otras palabras Jesucristo descenderá a la Tierra antes de que se inicie el fin del mundo. En uno de sus hadices qudsi, Dios el Altísimo dice: “Ciertamente, él (Jesús) (que vino al mundo sin un padre y llevó a cabo milagros tales como resucitar a los muertos) es un medio de conocer la llegada del Último Día” (16). En muchos hadices, el Profeta Muhammad (PB) también dio a conocer que Jesús descendería a la Tierra. Algunos de ellos son los siguientes:

“El Último Día no comenzará a menos que veas diez signos... Uno de ellos es el descenso de Jesucristo...” (17)

“Juro por Dios, en cuyo Poder está mi vida, que es seguro que Jesús, hijo de María, descenderá como gobernante entre vosotros” (18).

Como es sabido, Jesucristo está en los cielos y en la tercera capa de la vida. Él no necesita comer y beber como nosotros y ni precisa otros requerimientos humanos y lleva a una vida de luz como las estrellas y los ángeles. De acuerdo a las buenas nuevas dadas por el Profeta, “Jesucristo vendrá como ser humano a la Tierra al final de los tiempos y pondrá en práctica la Sharia de Mohammad” (19).

Y la divina sabiduría requiere que él descienda sobre la tierra para llevar a cabo algunos deberes muy importantes. Hagamos una lista de algunos de ellos:

Las actividades de Jesucristo

a. Seguir al Mahdi

Cuando Jesucristo venga, él pondrá en práctica la Sharia Islámica. El Mensajero de Dios dijo: “Si Jesucristo estuviera vivo, él no haría nada excepto seguirme” (20) y claramente declara en uno de sus hadices, transmitido por Muslim, que Jesús seguirá su Sunnah (21).

El Imam Nawawi dice: “Jesucristo no vendrá como un profeta separado de la comunidad de Muhammad, sino que vendrá para seguir la Sharia de Muhammad”. (22)

El Imam Rabbani afirma que Jesucristo decenderá a la Tierra y seguirá la Sharia de Muhammad, el Sello de los Profetas (23).

El Qadi Iyas también señala que está establecido en los hadices auténticos que Jesús vendrá con el fin de hacer revivir los principios de la Sharia, que habrán sido abandonados por el pueblo (24).

Como es sabido, el Profeta Muhammad (PB) es el Sello de los Profetas, es decir, el último profeta. Siendo éste el caso, sólo podemos pensar que Jesucristo no vendrá como un nuevo profeta, sino como un seguidor del Profeta Muhammad (PB) y que él practicará la Sharia de Muhammad. Los sabios dicen:

“Jesucristo será responsable de hacer revivir y practicar la Sharia de Muhammad. El único profeta (aparte de Muhammad) en prácticar el Islam es Jesucristo, Él vendrá en un tiempo en el que la religión será menospreciada y despreciada. Él llevará a cabo su deber como gobernante justo. Antes de ser enviado a la tierra, él será equipado con cada conocimiento del Islam, según las circunstancias de ese tiempo, y cuando venga, él lo pondrá en práctica” (25).

Los hadices sólidos señalan que Jesucristo rezará detrás del Mahdi (26) y que él seguirá el Islam. Hay muchas narraciones sobre este tema. Algunas de ellas son las siguientes:

“El Mahdi se convertira en imam y Jesucristo rezará detrás de él, es decir, él rezará mientras el Mahdi lidera la oración”. (27)

En otro hadiz, narrado por Bujari y Muslim, se dice:

“¿Qué haréis cuando Jesús, hijo de María, venga entre vosotros y siga a vuestro Imam en la oración? (28)

Existe otro hadiz recogido en el Musnad, en el que Ahmad narró lo siguiente de Yabir:

Cuando se ofrezca a Jesucristo liderar la oración diciendo: “Lídera la oración, ¡Oh Espíritu de Dios!”, él dirá: “Dejad que vuestro imam dé un paso al frente y lidere la oración”. (29)

En otra narracción sobre este tema se declara.

“En esta comunidad, habrá un grupo que luchará por la verdad hasta el tiempo en el que Jesús hijo de María entre en la Casa Sagrada al romper el alba. Jesús, hijo de María, irá junto al Mahdi. Éste le dirá: “Adelante ¡Oh Profeta de Dios! Lidera la oración”. Él contestará: “No, como favor de Dios, os habéis convertido en gobernantes unos de otros”. (30)

En un hadiz recopilado por Ibn Maya y transmitido por Abu Umam se dice: “Cuando se le ofrezca el imamato (liderar la oración) a Jesús, él dirá (al Mahdi): “Da un paso adelante. Esta obligación se te ha encomendado a ti”.”

Otra narración sobre este tema es la siguiente:

“Mientras el Mahdi esté realizando la oración de la mañana con los creyentes, él ofrecerá a Jesús, que habrá acabado de descender, liderar la oración y Jesucristo pondrá sus manos sobre sus hombros y dirá: “El iqama -la llamada anterior a la oración- ha sido promulgada para vosotros, así que lidera tú la oración”, y finalmente el Mahdi liderará la oración como imam para Jesucristo y los creyentes”. (31)

En el Comentario de Fiqhul Akbak Aliyyu´l Kari, este tema queda aún más clarificado. El Mahdi señalará a Jesús para que lidere la oración, pero Jesús se excusará diciendo: “Mereces más que yo liderar esta oración”. Con el fin de dejar claro que Jesucristo adopta la Sharia del Profeta Muhammad (PB), él seguirá al Mahdi (en la oración) y ellos rezarán juntos, de este modo” (32).

Todas estas narraciones declaran que “Jesucristo confirmará al Mahdi como líder en la oración”. Esto demuestra que él se someterá al Islam. En otras palabras, Jesucristo no vendrá con una nueva religión. Además, esto muestra la alianza que se establecerá entre el Cristianismo y el Islam y el cumplimiento y el dominio de las verdades del Corán”. (33)

Otro punto referente a la práctica por parte de Jesucristo de la Sharia de Muhammad (PB) es el siguiente.

“Al final de los tiempos, Jesús (P) vendrá y actuará de acuerdo a la Sharia de Muhammad (PB)”. Esto indica que al final de los tiempos la religión de Jesús será purificada y depurada de la superstición frente a la corriente de ateísmo nacida de la filosofía naturalista. De este modo, el Cristianismo se transformará en Islam. En este mundo, del mismo modo que la personalidad del Cristianismo matará a la aterradora personalidad colectiva de la irreligiosidad con la espada de la revelación divina, así también Jesús, representando la personalidad colectiva del Cristianismo, matará al Dayyal, que representa a la personalidad colectiva de la irreligiosidad, es decir, destruirá el pensamiento ateo”. (34)

b. Otra importante obligación de Jesucristo será la de purificar el Cristianismo de ciertas supersticiones, especialmente del concepto de la trinidad al que transformará en unidad. Esto no es posible en relación a las personas que, frente a los acontecimientos vinculados a la expansión del conocimiento y los sentimientos humanos, intentan mantener el Cristianismo en su forma actual. Para el Cristianismo, se trata de perecer o de volver a su forma original y ser purificado de supersticiones.

Mientras el Cristianismo, que ha sufrido ciertas revoluciones, ha caído en una completa desviación, algunos cristianos se aproximan a la unidad. Desde la Primera y la Segunda Guerra Mundial, el Cristianismo, que ya había experimentado ciertos cambios, ha sufrido los dolores de la transición desde la trinidad a la unidad. La revista Plain Truth, publicada por un grupo cristiano y que se dirige a unos ocho millones de personas, dice claramente que la trinidad fue añadida al Cristianismo con posterioridad a su aparición. Muchos cristianos piadosos afirman que ellos reconocen la profecía de Muhammad (PB). Esto demuestra que una gran distancia ha sido recorrida en este camino, lo cual fue reconocida incluso por el ex director del Departamento de Relaciones con los Musulmanes del Vaticano, Michael Lelong.

c. Él erradicará la incredulidad

Jesucristo llevará a cabo una difícil guerra contra la incredulidad. La no creencia no podrá hallar en sí misma la fuerza para hacerle frente. Según un hadiz, “todo incrédulo que sienta su respiración morirá; y su respiración alcanzará el punto más lejano a la vista” (35). En otras palabras, dado que él ha tomado las verdades vigorizantes del Islam como su causa, ninguna visión de la irreligiosidad podrá hacer frente a estas sólidas verdades, y finalmente acabará siendo destruida.

El hecho de que Jesucristo erradicará la incredulidad significa que él destruirá al Dayyal, que es el representante colectivo del ateísmo, y destruirá su sistema.

d. Él establecerá la paz

Jesucristo, que continuará en la tierra durante cuarenta años como un gobernador justo (36), establecerá también la paz y cuando esta última esté afianzada, se utilizarán las espadas como guadañas”. (37)

En ese tiempo, las espadas serán colocadas en sus fundas y no habrá necesidad de utilizar armas.

Así pues, Jesucristo erradicará la incredulidad, que es la fuente de todos los males, durante su estancia en la tierra y pondrá la fe, que es la fuente de tido tipo de belleza, en su lugar. De este modo, la justicia, la igualdad, la abundancia, la paz y la bendición, que son los requisitos de la fe, florecerán.

Estos hechos son destacados en los hadices. Cuando él venga, “las enemistades, las luchas y las envidias se desvanecerán” (38). Una atmósfera de paz real y la bendición será creada y “una simple postración será considerada como más valiosa que el mundo y todo lo que contiene”. (39)

“En ese tiempo, la condición de la gente mejorará, su fe se reforzará y ellos competirán en la realización de buenas acciones hasta el punto de que valorarán una simple postración más que el mundo y todo lo que contiene”. (40)

Este hadiz es también muy interesante al mostrar la atmósfera espiritual de ese tiempo:

“Jesús, hijo de María estará entre los miembros de mi comunidad. Él será un gobernante justo y un imam. Él romperá la cruz y matará al cerdo. Él abolirá la yizya -el impuesto tomado de los no musulmanes bajo el gobierno islámico- y no tocará el zakat -el 2,5% de los ingresos que un musulmán debe pagar y que es repartido entre los necesitados. Se trata de uno de los cinco pilares de la religión islámica-. Ningún obligado a dar el zakat lo pagará ya por los rebaños de las ovejas, las cabras, los bueyes o los camellos. La enemistad y el odio serán eliminados”.

“El veneno de cada animal venenoso será eliminado. Además, un niño pequeño pondrá su mano dentro de la boca de la serpiente pero ella no lo dañará. El lobo será como el perro del rebaño de ovejas y cabras. Del mismo modo que un cuenco está lleno de agua, así la tierra estará llena de paz. Habrá también una unidad de la religión y nadie excepto Al-lah será ya adorado. Y los equipos de guerra (las armas y otros similares) serán arrojados”. (41).

En otro hadiz recopilado por Muslim, se dice: “Él matará al cerdo, romperá la cruz y abolirá el yizya” (42).

El romper la cruz, como se declara en ésta y otras traducciones, indica que Jesucristo purificará el Cristianismo de las supersticiones que contradicen la razón, las ciencias y las verdades y que lo han distorsionado. De este modo, el Cristianismo se convertirá en Islam y será limpiado de la distorsión de la trinidad.

El hecho de que Jesús vaya a abolir la yizya demuestra que habrá una abundancia de propiedades en ese tiempo. Cuando Jesús venga, las propiedades serán tan abundantes que no habrá necesidad de cobrar siquiera la yizya. Algunos interpretan que los cristianos aceptarán el Islam porque la yizya no se toma de los musulmanes.

Expresiones como “los venenos serán eliminados de los animales venenosos” o “el lobo y el cordero caminarán juntos” son signos que muestran la atmósfera de paz que prevalecerá, al igual que ocurre con la ezpresion “las armas y equipos de guerra serán arrojados”.

d. Él matará al Dayyal

Uno de los grandes logros de Jesucristo es que matará al Dayyal. Él logrará esto junto con el Mahdi.

Del mismo modo que el surgimiento del Dayyal y sus actividades serán tremendos, su muerte será muy impresionante y gratificante también.

Como se ha narrado, cuando el Profeta Muhammad (PB) ascendió al Miray, él habló con Jesucristo. Cuando el Dayyal fue mencionado, Jesús le dijo:

“Mi Señor me informó que el Dayyal surgirá. Yo llevaré conmigo dos flechas hechas de madera del árbol de kadib. Cuando él Dayyal las vea, él se derretirá como el plomo”. (43)

El Profeta Muhammad (PB) anunció esta verdad:

“Cuando el Dayyal, que es enemigo de Dios, vea a Jesucristo, él se derretirá del mismo modo que la sal se derrite en el agua. Incluso si Jesucristo se alejase de su presencia, él se derretiría hasta quedar destruido. Sin embargo, Dios le matará por medio de la mano de Jesucristo en persona” (44).

Otras narraciones son las siguientes:

“Jesucristo descenderá de los cielos, matará al Dayyal o ayudará al Mahdi a matarle” (45).

“El Mahdi emergerá con Jesucristo; matará al Dayyal en el territorio de Palestina, en Bab Ludd, o ayudará al Mahdi a matarlo” (46).

¿Cómo se manifestará esta verdad?

En primer lugar, el Dayyal emergerá y comenzará a llevar a cabo las actividades que planeó paso a paso. Luego, un doloroso período comenzará para la humanidad. Se vivirán días muy problemáticos (47).

En este período, los creyentes sufrirán grandes problemas y necesidades. Ellos se verán obligados a refugiarse en el Paso de Afiq o en la Colina de Duhan, en Damasco. De este modo y durante ese período, Jesucristo vendrá en el tiempo de la oración de la mañana. Cuando el Dayyal lo vea, se derretirá del mismo modo que hace el plomo (48).

Es también interesante destacar que el lugar en que el Dayyal será muerto es el Paso de Afiq. Jesucristo luchará con Satanás allí, y finalmente, con la ayuda de Dios, él saldrá victorioso. Él derrotará al Dayyal en el mismo lugar y de la misma forma” (49).

Jesús hijo de María descenderá del minarete en el Este de Damasco. Sus dos manos estarán sobre el hombro de dos ángeles. Cada incrédulo que se halle dentro del alcance de su respiración morirá. Él también buscará y encontrará al Dayyal y lo matará en la puerta de Ludd (50).

Como Ibn Kazir explica, Jesucristo representa la verdad. Llegará un tiempo en el que la verdad quedará reforzada a travès de él y el Dayyalismo será derrotado. La puerta de Ludd es mencionada especialmente en el hadiz y muestra que el Islam auténtico derrotará a los judíos (el Dayyal es también judío) porque los judíos, en su círculo más extenso, representan al Dayyalismo y Ludd está bajo su dominio. (51).

El Gran Dayyal, que viaja por el mundo con el fin de difundir la perversidad y establecer su dominio, mostrará ciertas maravillas que Al-lah le ha concedido con el fin de estraviarle, pero no podrá escapar de Jesucristo.

Los hadices muestran que el Dayyal, que desviará espiritualmente a la gente dondequiera que vaya y a quienquiera que visite, utilizará su poder para la destrucción de la vida social, pero sus seguidores no serán capaces de continuar sus actividades y tratarán de preservarse en la fase en la que Jesucristo se ocupe de él, causándole la muerte.

¿Cómo ocurrirá esto?

Como declara Bediüzzaman, hay dos aspectos de este hecho:

El Primer Aspecto: Sólo hay una persona maravillosa y con el poder de efectuar milagros que pueda matar y cambiar el camino establecido por el terrible Dayyal, que buscará preservarse mediante las maravillas que le serán otorgadas por Al-lah con el fin de extraviarle, tales como la magia, los poderes hipnóticos, el espiritualismo y los hechizos. Y esa persona será Jesús (PB), que es el profeta de la mayoría de la humanidad y a quien la mayor parte de la gente sigue.

El Segundo Aspecto: Serán los seguidores piadosos de Jesús los que matarán a la gigantesca personalidad colectiva del materialismo y la irreligiosidad que el Dayyal formará -ya que el Dayyal será muerto por la espada de Jesús- y destruirán sus ideas y su ateísmo. Los cristianos auténticamente piadosos mezclarán la esencia del auténtico Cristianismo con la esencia del Islam y aplastarán al Dayyal con su fuerza combinada, causándole la muerte. La narración: “Jesús (PB) vendrá y realizará sus oraciones obligatorias detrás del Mahdi y le seguirá” alude a esta unión y a la soberanía del Corán y a su seguimiento”. (52).

La religión del Cristianismo progresará hacia la creencia en un solo Dios después de haberse salvado del credo de la trnidad y será purificada de ciertas supersticiones y tonterías. Ella se transformará en Islam, seguirá el Corán y las dos religiones juntas erradicarán el ateísmo al ganar una gran fuerza por su unión.

Sin embargo, todo esto tendrá lugar dentro del ciclo de las causas, porque vivimos en el mundo de las causas. No deberíamos esperar que esto ocurra de una forma extraordinaria. No todos los actos del Profeta Muhammad (PB) fueron milagrosos. Él sólo realizó milagros de forma ocasional y cuando eran necesarios y se comportaba de forma normal otras veces. En algunas ocasiones, él estaba hambriento y en otras ocasiones resistía las dificultades.

“No debemnos esperar que todas las actividades de Jesucristo sean extraordinarias. Él mostrará seguramente algunos milagros cuando sean necesarios. Sin embargo, en otras ocasiones, él prestará atención a las circunstancias del tiempo y actuará de una forma apropiada y correcta y en el tiempo y el lugar adecuados.

¿De qué forma Jesucristo erradicará el ateísmo y su mentalidad? Tomando como base el verso de la Surah An Nisa “Entre la gente de la Escritura no hay nadie que no crea en Él antes de su muerte” (53) algunos sabios explican el verso afirmando que la Gente del Libro creerá en Jesucristo. En la explicación de este verso, Aliyyu´l Kari señala que cuando Jesucristo descienda a la Tierra todo el mundo se convertirá en una sola comunidad del Islam (54). Mehmed Vehbi Efendi afirma también que cuando el Dayyal surja, Jesucristo descenderá de los cielos y lo matará; y luego todas las comunidades creerán en Jesucristo y todo el mundo se convertirá en la gente del Islam (55).

Al final de los tiempos, cuando el materialismo y el naturalismo se refuercen y proliferen y lleguen al punto de negar a Al-lah, y cuando el Dayyal en persona lidere este comité, Jesucristo emprenderá su tarea. En un tiempo en el que el grupo del Dayyal niegue a Al-lah y a la religión, la auténtica fe del Cristianismo comenzará su lucha contra esta corriente irreligiosa. Uniéndose al Mahdi, ellos matarán al Dayyal. En otras palabras, el Cristianismo, una vez purificado de las supersticiones, y el Islam llegarán a un acuerdo y destruirán al pensamiento ateo del Dayyal.

Bediüzzaman explica esta situación con sus propias palabras:

“En ese punto, cuando dicha corriente parezca ser muy fuerte, la religión del auténtico Cristianismo, liderada por la personalidad de Jesús (P) emergerá. Él descenderá de los cielos de la Divina Misericordia. El Cristianismo actual será purificado frente a esa realidad. Será liberado de la superstición y la distorsión y se adherirá a las verdades del Islam. El Cristianismo se verá así transformado en Islam.

Según el Corán, la personalidad colectiva del Cristianismo estará en el nivel de los seguidores  y el Islam en el nivel del liderazgo. La auténtica religión se convertirá en una fuerza poderosa como resultado de esta unión. Aunque derrotados por la corriente atea cuando estaban separados, el Cristianismo y el Islam tendrán la capacidad de derrotarla como resultado de su unión. De este modo, la persona de Jesús (P), que está presente con su cuerpo humano en el reino de los cielos, vendrá para liderar la corriente de la auténtica religión confiando en la promesa del Que tiene el Poder Sobre Todas las Cosas y es el Portador de las Noticias Ciertas. Dado que Él lo ha dicho, eso es verdad, y dado que el Que tiene poder sobre Todas las Cosas lo ha prometido, él ciertamente lo cumplirá de esta forma. (56)

“Una asociación que merezca el título de “musulmanes y cristianos”, es decir, una asociación de cristianos destinada a sacrificarse con el fin de unir a la auténtica religión de Jesucristo con la verdad del Islam, bajo el mando de Jesucristo, destruirá y dispersará al comité del Dayyal, que arruina la civilización y los valores sagrados de la humanidad con la intención de negar a Al-lah, y salvará a la humanidad de la no creencia en Al-lah” (57)

El tema importante aquí no es matar al Dayyal en persona, que puede morir a causa de un virus, sino destruir su misión y el sistema de incredulidad que él ha establecido. Este punto está clarificado en los Rayos de la Colección Risale-i Nur:

“Asimismo, dado que las extrañas circunstancias y las actividades aterradoras del régimen del Anticristo, y la organización y el gobierno encubiertos que él ha fundado han sido narrados en referencia a su persona, su auténtico significado ha permanecido oscuro. Así por ejemplo, “él será tan poderoso y vivirá tanto tiempo que sólo Jesús (PB) será capaz de matarle; nada más podrá hacerlo”.Es decir, sólo una religión revelada, elevada y pura podrá derrocar su vía y su régimen rapaz, y eliminarlo.

Esta religión emergerá entre los auténticos seguidores de Jesús (PB), seguirá al Corán y se adherirá a él. A la llegada de Jesús (PB) y el surgimiento de la auténtica religión cristiana, la forma antireligiosa del Anticristo será eliminada y cesará de existir. La persona del Anticristo podría, por otro lado, ser muerto entonces por un simple germén o una gripe”. (58).

Cuando Jesús mate al Dayyal, la mayoría de la gente entrará entonces en la verdadera religión, y esta última mostrará con fuerza su existencia y el hecho mencionado en el verso comenzará a manifestarse.

A la luz de todo este conocimiento, podemos decir que Jesucristo realizará sus actividades una a una, basándolas en la personalidad colectiva del Cristianismo. El Dayyal y su comité, que tratan de difundir el pensamiento anti-religioso, se derretirán como el hielo ante él y el Mahdi, y continuarán disolviéndose.

¿Acaso no es un tipo de ratificación y manifestación de lo contenido en estos hadices que el comunismo, que es un sistema ateo y que oprimió al mundo durante setenta años, destruyó la producción de 1.000 años de Rusia de golpe y no dejó nada sagrado intacto, terminara en una gratificante destrucción?

El ateísmo, que es contradictorio con la creación y con las leyes de Al-lah, tenía que morir y así lo hizo. Vemos de este modo, que esta buena nueva ha comenzado a materializarse. “Debido al fuerte despertar causado por las dos horribles guerras mundiales, ninguna nación puede vivir sin religión y los rusos ya no pueden permanecer sin religión. Ellos sólo lograrán la paz adhiriéndose al Corán, que destruye la no creencia de forma absoluta y que está basado en verdades y pruebas que convencen tanto a la mente como al corazón”. (59).

e. Él matará a los judíos

“El Dayyal vendrá con setenta mil judíos junto a él mismo. Todos ellos estarán equipados con espadas embellecidas y vestirán chales verdes. Cuando el Dayyal mire a Jesucristo, él se derretirá de la misma forma que la sal se derrite en el agua. Y Jesucristo le dirá: “Yo te asestaré un golpe tal que no podrás escapar de él” y le atrapará en la puerta este de Ludd y le matará. Al-lah también derrotará a los judíos. No habrá ninguna criatura que no sea hecha hablar por Al-lah cuando un judío se oculte detrás de ella. No habrá piedra, ni árbol, ni muro, ni animal que no diga: “¡Oh musulmán, siervo de Al-lah! ¡Ven y mátalo! La única excepción será el árbol Garqad, que es el árbol de los judíos. Él no hablará”. (60).

En otro hadiz transmitido por Muslim se declara:

“La última hora no llegará a menos que los musulmanes luchen contra los judíos y los musulmanes los maten hasta que los judíos se oculten detrás de una piedra o un árbol, y la piedra y el árbol digan entonces: “¡Musulmán! ¡Oh siervo de Al-lah! Hay un judío detrás de mí; ven y matale”, pero el árbol Garqad no dirá nada, ya que él es el árbol de los judíos”. (61).

¿Acaso el derrumbamiento del comunismo, que es un régimen anti-religioso, no significa que los judíos, que han difundido la perversidad sobre la tierra a lo largo de toda la historia, que son notorios por sus trucos y que crearon el comunismo en nuestro mundo, han recibido un golpe?

¿Acaso no es cierto que la perversidad de esta nación, que, como se declara en el Corán, mereció el castigo de Dios y es calificada de “innoble” llega ahora a una dimensión que excede todo el daño que ellos provocaron antes? De este modo, podemos suponer que ellos se han hecho merecedores de un castigo divino acorde a lo anterior. El tiempo dirá cuando, donde y como los judíos, que sufrieron un inolvidable golpe con la caída del comunismo, sufrirán los otros castigos que merecen.

f. Él traerá la abundancia y la fertilidad

En uno de los hadices, el Profeta Muhammad (PB) dice: “¡Qué afortunada será la vida después del Mesías! Él explica la razón de esto: “Cuando ese día venga, los cielos derramarán su lluvia y las plantas crecerán en la tierra. Esto llegará a un extremo que incluso si ponéis la semilla sobre una piedra rígida, ella crecerá”. (62)

Este hadiz muestra que una abundancia será experimentada en el tiempo en el que el Mahdi continúe sobre la tierra después de la muerte del Dayyal.

Éstas son sólo algunas de las bellezas logradas en el tiempo de gobierno de Jesús. Una de ellas es la abundancia de propiedades, tal como viene declarado en un hadiz (63). Ellas se convertirán en tan abundantes que no habrá nadie que acepte más”. (64)

Cuando la gente se dirija hacia Al-lah para expresar su agradecimiento, Al-lah derramará sobre ellos sus favores de forma abundante. Otra importante razón es que el dinero que antiguamente se gastaba en armas y municiones será gastado en el servicio público. Además, según la tecnología se desarrolla y se realizan progresos en la agricultura e industria, la producción se incrementará cada vez más.

¿Ha venido Jesucristo?

Bediüzzaman dice que el Cristianismo o bien desaparecerá o se volverá hacia la unidad, tras ser purificado de las supersticiones, y detendrá la guerra contra el Islam.

Su opinión es que lo segundo tendrá lugar. Él relata las fases que el Cristianismo atravesará en el camino hacia esa realización:

“Una y otra vez, (el Cristianismo) se dividió. Se acercó al Puritanismo, pero no vio ningún beneficio en él. El velo se rasgó de nuevo y cayó en una absoluta desviación. Algunos, sin embargo, se acercarán a la Unidad y verán un beneficio en ella. Esto ya se está preparando. Si no perece, el Cristianismo hallará la pureza y se fundirá con el Islam. Esto es un gran misterio cuyo signo es el dicho de que “Jesús practicará mi Sharia y estará en mi comunidad”. (65).

Hemos dado antes algunos ejemplos sobre la forma en que esta verdad se materializará. Bediüzzaman ofrece muchos ejemplos sobre este tema en sus obras. En una de ellas él dice: “Al final de los tiempos, la auténtica religión de Jesucristo (P) dominará y se unirá hombro con hombro con el Islam”. (66). Como sucedió en el Período de la Bendición -el tiempo del Profeta Muhammad (PB)- el Corán invita a la Gente del Libro a llegar a una palabra común; a adorar a un solo Dios y a no atribuirle asociados”. (67).

Este verso ha comenzado a tener un gran efecto en nuestra era en comparación con el pasado. En nuestro tiempo, cuando la ignorancia y la ciega imitación han quedado en gran medida apartadas y han sido reemplazadas por la razón, el conocimiento, la justicia y la autenticidad, el mundo cristiano ha comenzado a prestar atención a este mandamiento del Corán.

El Mensajero de Al-lah declaró: “Al final de los tiempos, los auténticos cristianos piadosos establecerán una alianza con la gente del Corán, los musulmanes, y harán frente al enemigo mutuo: los ateos”. (68). Otro hadiz sobre este asunto dice: “En el futuro, haréis la paz con los romanos, estableceréis la seguridad y lucharéis juntos contra un enemigo común”. (69).

En un hadiz de Ibn I Mace, se declara que cuando las guerras se desaten un ejército de origen no árabe cuyos caballos serán los de mejor calidad y cuyas armas serán las mejores apoyará al Islam (70). ¿Acaso no podría ser éste el ejército de un estado cristiano, que tiene una tecnología de guerra avanzada y que apoyará al Islam en el tiempo de grandes guerras?

Bediüzzaman habló de un grupo que ha asestó un golpe fatal a Alemania y a los bolcheviques y que luchó contra Rusia, el representante del comunismo, y que dijo: “Dependiendo de Dios, yo lucharé contra el ateísmo y protegeré al Islam y a los musulmanes”. Él dijo que ellos eran un tipo de representantes de la personalidad de Jesucristo”. (71)

Ni los musulmanes ni los cristianos podían luchar por sí solos contra el comunismo, que ha estado difundiendo el ateísmo durante un período de 70 a 80 años. De este modo, una alianza era inevitable. Organizaciones como la OTAN y el CENTO fueron formadas por esta razón.

Entonces era el debido tiempo. Habiendo visto esto de forma correcta, Bediüzzaman sintió la necesidad de recordar a los musulmanes y a los cristianos piadosos estas verdades:

“Ahora los creyentes deben formar una alianza no sólo con sus hermanos musulmanes, sino también con los cristianos piadosos y no deben prestar atención a los puntos de desacuerdo ni enzarzarse en una diputa porque la incredulidad absoluta ataca”. (72).

“Ahora, las personas de la religión y la verdad necesitan formar una sincera alianza no sólo con sus correligionarios y hermanos, sino también con los auténticos cristianos piadosos y no deben prestar atención a los puntos de desacuerdo por el momento ni deben enzarzarse en disputas”. (73)

Los misioneros, los cristianos piadosos y los seguidores del Corán deben prestar una gran atención porque la corriente del ateísmo que se extiende desde el Norte está tratando de arruinar la alianza entre musulmanes y cristianos con el fin defenderse del asalto del Islam y el Cristianismo. Esta corriente podría engañarles y otorgarles privilegios y, de este modo, atraerse a los musulmanes para hacerles olvidar los principios del Islam y que el Islam protegió al pueblo, hizo el zakat obligatorio y prohibió el interés; y todo ello evitó la crueldad”. (74)

Durante la Segunda Guerra Mundial, había comunismo, el régimen de la anti-religiosidad, por un lado, y los países cristianos por otro.  Bediüzzaman dijo en su evaluación de aquella guerra: “Con esta guerra mundial, con varios estados afirmando su soberanía sobre la tierra, la gran lucha entre el ateísmo y las religiones celestiales comenzó y las dos grandes religiones llamaron a la reconciliación en busca de la paz”. (75)

La situación era delicada. Y el enemigo era grande y tremendo. No importa lo poderoso que fuera el campo de la discordia, ellos pudieron ser finalmente derrotados. La corriente del Dayyal estaba en acción y los cristianos y musulmanes tenían que aliarse contra ella. Bediüzzaman dijo:

“Una importante preocupación y consuelo viene a mi corazón. La preocupación es que, al final de esas luchas, el daño, mayor que el causado por la Primera Guerra Mundial, pueda llevar la brutalidad del Dayyal a Europa, la fuente y apoyo de la civilización. Mi consuelo es que se produzca el completo despertar del mundo del Islam, que el Nuevo Mundo acepte la auténtica religión del Cristianismo como principio de acción y forme una alianza con el Islam y que el Evangelio forme una alianza con el Corán y se enfrenten a las dos corrientes horribles con la ayuda divina y que éstas sean derrotadas gracias a la voluntad de Dios”. (76).

Esta corriente del Dayyal no es otra que el comunismo. Desde la creación del mundo, nunca hubo un sistema que llevara a cabo una guerra tan encarnizada contra las religiones y las cosas sagradas en base a su principio de que “la Religión es el opio del pueblo”. Este sistema superó con mucho al de Namruts, los faraones y Shaddats en la destrucción de cualquiera que le hiciera frente, creció en poder e invadió una parte importante del mundo. En aquel tiempo, ni los musulmanes, que son seguidores de la verdadera religión, ni los cristianos tenían el poder de resistirlo por sí solo. No había otro camino que la alianza entre musulmanes y cristianos.

Antiguamente, los estados cristianos no apoyaban la unidad del Islam. Sin embargo, desde que el comunismo y la anarquía surgieron, tanto EEUU como los estados europeos han tenido que apoyar la unidad del Islam (77).

“La unidad del Islam significa el tercero de los deberes del Mahdi, que se resumen en “fe, vida y Sharia” porque el tercer deber del Mahdi es basar el Califato del Islam en la unidad del Islam y llevar a cabo alianzas con los cristianos piadosos y, de este modo, servir al Islam. Este deber será cumplido por medio del gran sultanato, el poder y el esfuerzo y sacrificio de millones de personas”. (78).

El 13 de diciembre de 1992, el Papa Juan Pablo II publicó un libro de 627 páginas, que fue distribuido en todas las iglesias y vendió 200.000 ejemplares sólo en Francia. En este libro, existen referencias al Islam y se incluye la Sura Al Fatiha:

“La gente debe cumplir, no sólo las normas hechas por los seres humanos, sino también las reglas divinas”, se dice en él.

En este libro, lleno referencias al credo de la unidad, la trinidad se describe de este modo:

“No hay posibilidad de explicar el credo de la trinidad de acuerdo a la fe de un Dios único. Jesucristo es sólo un profeta que transmite lo que le ha sido revelado a él por Dios”.

Desde 1967, el Papado, por medio del Jefe del Consejo de Diálogo entre las Religiones, ha estado felicitando a los musulmanes con motivo de la llegada del mes de Ramadán. Su declaración de 1992 dice:

“Queridos hermanos y hermanas musulmanes:

Nosotros los cristianos, que respetamos vuestra adhesión al ayuno y la oración, deseamos trabajar junto con vosotros con el fin de establecer la paz.

Mientras experimentáis el elevado sentimiento provocado por al ayuno de Ramadán, que se ha hecho obligatorio para vosotros, como creyentes y musulmanes, comprendéis que no es posible establecer una auténtica paz sin la ayuda y la luz enviadas por Dios, el único Señor de la paz y la bendición.

Rezamos a Dios para que él derrame sobre nosotros, musulmanes y cristianos, el poder de soportar las dificultades estableciendo la paz a través del diálogo y la ayuda mutuos”.

En su mensaje al mundo del Islam con motivo de la fiesta del Ramadán, en 1996, el Cardenal Francis Arinze felicitó a los musulmanes y dijo que las relaciones entre musulmanes y cristianos deben ser mejoradas y que deberían alcanzar un mayor grado mayor y de cooperación más estrecha que el de la simple tolerancia. Arinze citó las palabras del Papa Juan Pablo II: “Nosotros, cristianos y musulmanes, no nos hemos comprendido en general los unos a los otros y algunas veces nos hemos opuesto los unos a los otros e incluso nos hemos consumido en polémicas y guerras”. Y añadió: “Es ya tiempo de que eliminemos de nuestros recuerdos los restos negativos del pasado y miremos hacia el futuro. Quien ofenda al otro debe excusarse con arrepentimiento. Debemos perdonarnos mutuamente”. (79).

Esto es como si Jesucristo estuviera realizando sus actividades desde detrás de un velo. De este modo, él ha venido. Seguramente, como un requisito del propósito de esta prueba, no todo el mundo puede reconocerle. Sólo sus seguidores podrán hacerlo.

Notas al pie de página:


1. El Evangelio de Lucas, 23.

2. Mateo, 26:14-16.

3. Elmalılı, Hak Dini Kur'an Dili, 3:1517-1518.

4. Al-‘Imran Surah, 54-55.

5. An-Nisa Surah, 157-158.

6. Canan, A.g.e., 14:74.

7. Said Havva, A.g.e., 9:336.

8. A.g.e., p. 420.

9. Ibni Mace, 10:338.

10. Muslim, 2:58.

11. Sıddık Hasan Han, es-Seyyid Muhammed Sıddık el-Kannucî, el-Izaa (Kahire: 1407/1986), s. 114; Said Havva, A.g.e., 9:335-336, 446.

12. Said Havva, A.g.e., 9:445.

13. Kittânî, A.g.e., s. 147.

14. Ibni Mâce, 10:338.

15. et-Teftazanî, Mes’ûd bin Ömer bin Abdillah, Şerhu'l-Makasıd (Istanbul: 1277), Hatime: 8; 2:307.

16. Zukhruf Surah, 61.

17. Muslim, Kitabu'l-Fiten: 39.

18. Bukharî, Hechizos: 102; Mezalim: 31; Profetas: 49; Muslim, Libro de la Fe: 242; Ebu Davud, Melahim: 14.

19. Bukhari, Cueldades: 31; Hechizos: 102; Muslim, Fe: 242-243; Ibni Mâce, Trucos: 33.

20. Müsned, 3:387; el-Fıkhü'l-Ekber Aliyyü'l-Karî Şerhi Terc., p. 284.

21. Müslim, El Libro de los Trucos: 34.

22. el-Heytemî, A.g.e., p. 68.

23. Imam-ı Rabbanî, Mektûbât, 2:1309.

24. Ibni Mâce, 10:338.

25. Şârânî, Muhtasaru Tezkiretü'l-Kurtubî Trans., p. 500.

26. Said Havva, A.g.e., 9:338.

27. Sahih-i Bukharî Trans. 1:83 (H. 1406, 5:208); el-Fethu’l-Kebîr, 2:143.

28. Bukharî, El Libro de los Profetas (El tema de la descendencia de Jesús): 60, 4:324; Muslim, 2:56.

29. Ibn-i Hacer, el-Feth, 6:491.

30. Muslim, Fe: 247; Suyûtî, Celaleddin Abdurrahman, el-Havî li’l-Fetâvâ, I-II (Beyrut: 1983), 2:83.

31. el-Heytemî, A.g.e., p. 64.

32. el-Fıkhu'l-Ekber Aliyyü'l-Karî Şerhi Trans., p. 284.

33. Said Nursi. Rayos, p. 507.

34. Said Nursi, Cartas, p. 13.

35. Ibni Mâce, 10:323.

36. Musned, 2: 437; 6:75.

37. Musned, 2:482-483.

38. Muslim, El Libro de la Fe: 243.

39. Bukharî, Hechizos: 102; Crueldades: 31; Profetas: 49; Muslim, el Libro de la Fe: 242; Abu Davud, Melahim: 14.

40. Canan, A.g.e., (Istanbul: Feza Gazetecilik A.Ş., 1996), 14:73.

41. Musned, 2:437; Muh. Tezkiretü'l-Kurtubî, p. 498.

42. Muslim, El Libro de la Fe: 243.

43. Abdullah bin Mes'ûd, Tefsîru Ibni Mes'ûd, p. 243.

44. Muslim, El Libro de los Trucos: 34.

45. Kittânî, A.g.e., p. 145.

46. El Libro de las Pruebas, p. 105.

47. Musned, 6:125, 435; Muslim, Trucos: 110.

48. Musned, 3:368; 4:216-217.

49. Sarıtoprak, A.g.e., p. 128.

* Ludd, una localidad de 15.000 habitantes situada a 68 kms de distancia de Jerusalén.

50. Muslim, Trucos: 110; Tirmizî, Trucos: 59, 62; Ibni Mâce, Trucos: 33; Musned, 2:66; 6:455-456.

51. Ibni Kesir, Nihayetü'l-Bidaye, 1:158.

52. Said Nursî, Rayos, p. 506-507.

53. An-Nisa Surah, 159.

54. el-Fıkhu'l-Ekber Aliyyü'l-Karî Şerhi Trans., p. 284.

55. Mehmet Vehbi, Hülasatü'l-Beyan, 3-4: 1109.

56. Said Nursi, Cartas, p. 54.

57. Said Nursî, Cartas, p. 413.

58. Said Nursî, Rayos, p. 581.

59. Said Nursî, La Adición de Emirdag, 2:71.

60. Ibni Mace, Trucos: 33.

61. Muslim, El Libro de los Trucos: 82.

62. el-Münavî, Feyzü’l-Kadîr, 4:275.

63. Muslim, El Libro de la Fe: 243.

64. Tirmizî, 4:93; Ibni Mâce, 10:340.

65. Said Nursî, Palabras, p. 723.

66. Said Nursî, La Adición de Kastamonu, p. 111.

67. Al-‘Imran Surah, 64.

68. Said Nursî, Los Cuadernos de Sinceridad, p. 24.

69. Tac Translation, H. 960; Ibni Mâce, H. 4089.

70. Ibni Mâce, H. 4090.

71. Said Nursî, La Adición de Kastamonu, 53-54.

72. Said Nursî, La Adición de Emirdag, 1:206.

73. Said Nursî, Los Cuadernos de Sinceridad, p. 24; The Flashes, p. 151.

74. Said Nursî, La Adición de Emirdag, p. 159.

75. Said Nursî, Sikke-i Tasdik-i Gaybî, p. 191.

76. Said Nursî, La Adición de Emirdag, 1:53.

77. A.g.e., 2:54.

78. Said Nursî, Sikke-i Tasdik-i Gaybî, p. 11.

79. 17 Febrero de 1996, Yeni Asya.

Share this