Anasayfa | 100 Cuestiones y Respuestas Sobre la Creencia

¿Es la necesidad de creer innata?


En su obra titulada “El Sentido de la Religión y la Psicología del Niño”, el psicólogo suizo Pierre Bovet escribe que todos los niños a una cierta edad tienen una religión natural que es peculiar a ellos. En otras palabras, la religión es innata en su naturaleza. En la formación de estas creencias preliminares participan la consciencia, la comprensión y la imaginación del individuo así como la sociedad. El niño determina el contenido de sus conceptos religiosos que adquiere de la sociedad. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, él puede percibir discrepancias entre él mismo y la sociedad. Nuestro Glorioso Profeta (PB) señaló: “Todos los niños han nacido con una naturaleza islámica. Son luego sus padres los que les hacen adoptar esta o aquella religión”.

Muchos científicos y pensadores han realizado investigaciones sobre la religión innata de los niños. Uno de ellos es el filósofo estadounidense William James. Con el fin de comprobar el sentido religioso de un niño sin interferencias, él examinó los recuerdos y los comportamientos de un niño sordomudo llamado Ballard, que hasta la edad de once años no recibió ningún tipo de instrucción. El niño, que recibió una buena educación posteriormente, resumió sus pensamientos metafísicos y sentimientos anteriores a su educación de la manera siguiente:

“Solíamos salir a pasear con papá. El escenario y los paisajes me impresionaron. No podía hablar ni sabía escribir. Me preguntaba:” ¿Cómo ha llegado este mundo a existir?”. “¿Cómo llegó el hombre a vivir?” “¿Cómo llegaron las plantas y otros seres a existir?” “¿Quién hizo el mundo, el sol y la luna?” ¿Cómo llegaron a existir los seres de este mundo?”. “¿Quién me hace plantearme estas preguntas?”, “¿Cómo llegó a existir el primer ser humano, animal o planta sin una semilla?” “¿De dónde venimos y adónde vamos?” “¿Cómo fue el origen del universo?” Yo era incapaz especialmente de hallar una respuesta a esta cuestión. Yo pensaba en ella una y otra vez; me rendía y al cabo de poco tiempo volvía a planteármela”. (Ver Pierre Bovet, the Sense of Religion and the Child Psychology, p: 71-72).

Muchos otros psicólogos han investigado este asunto y han obtenido resultados similares. De este modo, ha quedado claro que estos niños han estado dirigiendo su atención hacia el universo y la naturaleza desde sus primeros años y se han planteado las mismas cuestiones que han sido mencionadas antes. Ésta es la naturaleza humana. Como hemos visto, estas cuestiones no son planteadas sólo por filósofos, sino también por niños, jóvenes y adultos.

El Sagrado Corán narra de forma bella la historia del gran profeta Abraham (PB) y cómo él, como niño, dirigió su atención hacia la naturaleza y el universo para buscar a su Creador en las estrellas, en la luna y en el sol, y luego continuó “más allá y más allá”.
(Gerçeğe Doğru C.3, Zafer Yayınları)

Share this