Anasayfa | 100 Cuestiones y Respuestas Sobre la Creencia

¿Podrían explicar brevemente cuáles son los pilares de la creencia?


La creencia tiene seis pilares: la creencia en Al-lah en el Más Allá, en los Ángeles, en los Libros, en los Profetas y en la Predestinación (Qadar). Una persona necesita creer en todos estos pilares para ser un creyente. Una persona que no cree en uno de estos pilares no puede ser un creyente, ya que ellos están conectados unos con otros.

1) La creencia en Al-lah

El primer pilar de la creencia es la existencia y unidad de Al-lah. Un musulmán cree, en primer lugar, que Al-lah existe y que Él es Uno. Este universo es Su obra. Él no tiene asociados u homólogos en Su personalidad, atributos o actos. Sus atributos no se parecen a los de las criaturas.

Todas las criaturas muestran la existencia y unidad de Al-lah.

Sólo Al-lah es pre-eterno y post-eterno, libre del tiempo y el espacio, libre y protegido del cambio, la necesidad, la debilidad y los fallos.

Los atributos de Al-lah lo engloban todo. Todo está sometido a Su voluntad. Él tiene nombres bellos tales como Ar Rahman (el Compasivo), Ar Rahim (el Misericordioso), Al Gafur (el Perdonador) y nombres de majestad como Al Qahhar (el Victorioso), el Yabbur (el Dominador) y Al Muntaqim (el Vengador)... Él trata a aquellos que creen en Él con gracia. Y él dirige Su ira contra los que no creen y se rebelan.

Uno debe adorar sólo a Al-lah. La bendición mundana y del otro mundo pueden ser alcanzadas obedeciendo Sus órdenes y prohibiciones. Ésta es una ley divina. Ningún cambio puede tener lugar en ella.

La mente humana no puede entender la personalidad, la naturaleza y la realidad de Al-lah, ya que la mente es algo que fue creado más tarde y es limitada. La personalidad y atributos de Dios Todopoderoso son ilimitados. Es un hecho claro que lo que es limitado no puede englobar a lo que es ilimitado. Es decir, Al-lah es diferente a cualquier cosa que uno pueda concebir.

Al-lah no tiene asociados en Su personalidad y en Sus actos. Él es el único creador, propietario y gobernante del reino de la existencia. Es Al-lah el que crea tanto las causas como los efectos. Él crea el árbol y el fruto.

El agradecimiento, la adoración y la alabanza Le pertenecen sólo a Él. Los creyentes adoran sólo a Al-lah y sólo a Él le piden ayuda.

“Sólo a Ti adoramos; sólo a Ti imploramos ayuda” (1:5)

Cuando cometen un pecado, ellos se arrepienten directamente ante Al-lah. Nadie sino Al-lah puede perdonar los pecados del hombre.

2) La creencia en los Ángeles

Otro pilar de la creencia es la creencia en los ángeles. Cada musulmán cree que Dios Todopoderoso tiene finas criaturas llamadas ángeles. Ellos glorifican a Al-lah y cumplen las otras obligaciones que Al-lah les ha encomendado. Estas criaturas, que nunca se rebelan contra Al-lah, no están sometidas a pruebas como sucede con el ser humano. Su naturaleza es pura. Ellos son inocentes y sus filas están determinadas.

Dios el Altísimo, que ha creado miles de sentimientos como la mente, la memoria, la imaginación, el amor y el temor, no ha dejado este magnífico universo vacío y lo ha llenado con ángeles.

3) La creencia en los Libros

Otro pilar de la creencia es la creencia en los libros divinos. Incluso si el hombre conoce la existencia y unidad de Al-lah a través de su mente, no puede comprender cuáles son sus órdenes y prohibiciones o cómo cumplir su deber de adoración o, en resumen, cómo Al-lah estará satisfecho con él. De este modo, Dios Toderoso envió libros divinos. Cien de estos mensajes divinos fueron revelados en forma de páginas y cuatro de ellos en forma de libros. Estos cuatro libros divinos son la Torah (el Antiguo Testamento), los Salmos, el Evangelio (el Nuevo Testamento) y el Corán en orden cronológico.

Un musulmán tiene que creer en todos ellos. Sin embargo, cuando el Corán fue revelado todos los demás libros dejaron de tener efecto. El Corán ha llegado hasta el día de hoy sin sufrir ningún cambio, ni siquiera una letra. De este modo, Dios Todopoderoso se refiere a este decreto Suyo: “Somos Nosotros Quienes hemos revelado la Amonestación y somos Nosotros sus custodios.” (15:9)

4) La creencia en los Profetas

Otro pilar de la creencia es la creencia en los Profetas. Es una ley divina que Dios Todopoderoso advierte a la gente a través de los profetas, que son seres humanos.

La profecía es una gran necesidad y una gran bendición para la humanidad. Dios el Altísimo mostró a la gente las formas de guía a través de estos maestros y guías.

El deber de los profetas es transmitir a las personas las órdenes que reciben de Dios Todopoderoso a través de la revelación y la inspiración y mostrales las vías para obtener la bendición en este mundo y en el Más Allá. Estos profetas tienen dos aspectos. Uno de ellos es la adoración y el otro es la profecía (o transmisión del mensaje). En lo que se refiere a la primera, ellos obedecen las órdenes y prohibiciones de Al-lah perfectamente. Ellos sirven como ejemplos a las personas con respecto a este tema. En términos de profecía, ellos transmiten la verdad a la gente.

Los Profetas son siervos y criaturas de Al-lah. Un musulmán tiene que creer en todos ellos. Si él niega la profecía de cualquiera de ellos, se sale del Islam. Así por ejemplo, si alguien no cree en Musa (Moisés) o en Isa (Jesús) no puede ser considerado un creyente.

El primer profeta fue Adam y el último Muhammad (PB). La institución de la Profecía terminó con Muhammad (PB). De este modo, Muhammad es llamado “Jatam al Anbiya” (el Sello de los Profetas).

Como se declara en el siguiente verso, Muhammad (PB) fue enviado como profeta para toda la humanidad, y no a una cierta nación: “No te hemos enviado sino como nuncio de buenas nuevas y como monitor a todo el género humano. Pero la mayoría de los hombres no saben” (34:28)

Y este otro verso dice que él se ha convertido en una bendición constante y una misericordia eterna para todas las criaturas: “No te hemos enviado, sino como misericordia para todas las criaturas” (21:107)

5) La creencia en el Más Allá

Uno de los importantes pilares de la creencia es la creencia en la resurrección después de la muerte y en la vida en el Más Allá. Dios Todopoderoso, que concedió a las personas bendiciones materiales y espirituales en esta vida mundana, concederá bendiciones espirituales ilimitadas en el Paraíso a sus amados siervos que pasen la prueba en este mundo. Esto es una necesidad de Su misericordia y justicia.

Al-lah, que hace revivir en la primavera a todas las plantas y animales que habían fallecido en el otoño, hará revivir, sin duda, en el Más Allá a las personas fallecidas.

6) La creencia en el Destino

Otro de los pilares de la creencia es la creencia en el destino (qadar). El destino tiene dos partes: La primera es que todo ser humano “con su esencia, forma y propiedades” está predestinado en el conocimiento de Al-lah y es creado de acuerdo a esto. Esta parte no está sometida a prueba.

La segunda se refiere al libre albedrío parcial del hombre. Al-lah crea al hombre con un libre albedrío parcial y le permite que haga cualquier cosa, ya sea buena o mala. El hombre es responsible de esta segunda parte. El Paraíso y el Infierno son los frutos de este derecho de preferencia otorgado al hombre.

Share this