Anasayfa | 100 Preguntas y Respuestas Sobre el Islam

¿Por qué no son válidas las otras religiones diferentes al Islam?


Al-lah, que envió a profetas a los seres humanos en varias épocas de la historia, envió también el Islam como la última religión y a Muhammad (PB) como el último profeta. Con el advenimiento del Islam, la validez de las anteriores religiones, como el Judaísmo y el Cristianismo, terminó.

Esto es similar al siguiente caso: cuando una nueva ley es promulgada, la ley anterior queda anulada. Cuando la última religión y la divina ley de Al-lah fueron enviadas, la validez de las religiones y leyes divinas anteriores llegó a su fin.

Las principales razones por las que las otras religiones son inválidas son las siguientes:

1) En primer lugar, todas las anteriores religiones fueron dirigidas a épocas determinadas y a ciertos pueblos. Sin embargo, el Islam está dirigido a toda la humanidad. Su mensaje es general y universal.

2) Las anteriores religiones iban dirigidas sólo a gente que vivía cuando ellas fueron enviadas. Los pueblos de aquellas épocas eran rudos y su temperamento estaba próximo al salvajismo. Ellos no habían progresado en términos de la ciencia, la civilización y el pensamiento. Los medios de transporte y comunicación eran muy primitivos. Las culturas, creencias y costumbres de cada región eran diferentes la una de la otra. El intercambio de ideas era muy débil.

De este modo, fue necesario enviar a profetas y religiones diferentes a distintos lugares. Cuando el tiempo pasó y la humanidad hizo grandes progresos en la ciencia, el pensamiento, la cultura y la civilización, las anteriores religiones locales quedaron obsoletas y ya no servían las necesidades de la gente. De este modo, Dios Todopoderoso envió el Islam, la última religión, a los seres humanos.

La religión del Islam tiene la característica de poder dirigirse a todos, tanto a la gente de hace 1400 años como a la de hoy en día y a la que haya en el futuro. Así pues, su validez es permanente y durará hasta el Día del Juicio.

3) Con el transcurso del tiempo, las supersticiones y las creencias erróneas penetraron en las anteriores religiones. El principio de creencia en la unidad de Al-lah, es decir la creencia en el tauhid, se perdió. El Islam todavía existe con la pureza y la frescura del primer día, sin ninguna distorsión.

En conclusión, podemos declarar lo siguiente:

Todas las religiones distintas al Islam son como linternas y lámparas que iluminan una calle. El Islam es como el sol que ilumina el mundo entero.

¿Hay necesidad de una farola en la calle cuando el sol sale?

¿Puede la validez de la luz de la farola en la calle ser afirmada en presencia del sol?

Share this