Anasayfa | Fundamentos de la Fe | El Destino

¿Puede el destino ser justo con una persona que no conoció el Islam?


Al-lah tiene la justicia absoluta. Dado que el entendimiento, el talento y la inteligencia de cada ser humano es diferente en este mundo, las condiciones y los problemas a los que las personas hacen frente son también diferentes. Así pues, la prueba y el juicio de cada persona serán diferentes de los del resto. Quizá a algunas personas se les hará sólo 5 preguntas y para otras 500 no sean suficientes. Vemos esta realidad en este mundo también hasta cierto extremo. Así por ejemplo, si enseñamos a algunos estudiantes sólo 50 páginas de un libro de biología de 500 páginas debido a la falta de profesores o a otras razones, haremos sólo preguntas que correspondan a esas 50 páginas. Si algunas escuelas han enseñado todo el libro, los estudiantes de ellas serán responsables de conocer esas 500 páginas. Dado que nosotros, como esclavos, tratamos de actuar justamente, ¿cómo podemos pensar que Al-lah actuaría injustamente? Al-lah nos informa que Él no atormentará a una tribu o nación a menos que Él haya enviado antes a un mensajero.

“Nunca hemos castigado sin haber mandado antes a un enviado.” (17:15).

Según este verso, la gente del Interregno son personas que han sido salvadas del Infierno. Es decir, se declara que si una persona no es consciente de la realidad del Islam debido a alguna razón, ella no tendrá responsabilidad por ello. Maturidi, uno de los sabios de Ahlul Sunnah, considera suficiente que una persona conozca la existencia de Al-lah. Según Ashari, una persona que no llegó a conocer la realidad del Islam irá al Paraíso incluso si no conoce a Al-lah.

El hecho de haber nacido en Makkah en el tiempo del Profeta puede ser visto como una oportunidad especial, pero la responsabilidad que esto conlleva es también mayor. En realidad, hubo personas que nacieron en Makka, incluyendo a vecinos y parientes del Profeta (PB), que eran politeístas e incrédulos. Si hubiera sido necesario que cualquier hombre nacido en Makka fuera musulmán, Abu Yahl y el tío del Profeta (PB), Abu Lahab, habrían sido entonces musulmanes.

Así pues, no hay necesidad de defender a algunas personas en base a la duda de si sufrieron una injusticia. La prueba, el juicio y la responsabilidad de cada persona son diferentes y dependen del lugar donde se hallen, de las oportunidades que hayan tenido y de su talento y capacidad. Al-lah manifiesta Su justicia de la mejor forma aquí también.

Fuentes

− El Sagrado Corán.

− Nursi, B. Said. Sözler (Palabras). rnk Neşriyat. Estambul, 2006, p. 502 etc.

− Kırkıncı, M. Kader Nedir? Cihan Neşriyat. Estambul, 1985.

Share this