Anasayfa | 100 Cuestiones y Respuestas Sobre la Creencia

¿Pueden dar información sobre la necesidad de la creencia en los Libros?


El Corán expresa la necesidad de la creencia en los Libros de diversas formas. En algunos versos coránicos referentes a este tema, se expresa la necesidad de la creencia en los Libros: “Decid: “Creemos en Al-lah y en lo que nos fue revelado y en lo que fue revelado a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob y a las Tribus2, y en lo que fue dado a Moisés y a Jesús, y en lo que fue dado a los profetas por su Señor. No hacemos diferencias entre ninguno de ellos y nos sometemos a Él”. (2:136) “¡Oh los que creéis! Creed en Al-lah y en Su Mensajero y en la Escritura [Sagrada] que ha ido descendiendo sobre Su Mensajero y en la Escritura [Sagrada] que hicimos descender anteriormente”. (4:136)

En algunos versos, la creencia en los Libros está considerada como una característica de los creyentes. “Aquellos que creen en la revelación que se hizo descender para ti4 y en la revelación que se hizo descender antes de ti y que tienen certeza de la otra vida”. (2:4)

El Profeta tiene que creer en los Libros como los otros creyentes: “El Mensajero cree en lo que fue hecho descender a él procedente de su Señor y (también) los creyentes. Todos ellos creen en Al-lah y en Sus ángeles y en Sus Libros y en Sus Mensajeros”. (2:285)

Algunos versos expresan la necesidad de creer en los Libros, declarando que es incredulidad e hipocresía el no creer en ellos. “Y quien no crea en Al-lah y en Sus ángeles y en Sus Escrituras y en Sus Mensajeros y en el Último Día, en verdad, se habrá extraviado profundamente”. (4:436)

El creer en los Libros es una necesidad vinculada a la creencia en Al-lah, en Sus ángeles y en Sus mensajeros. Al-lah envió libros a la gente para mostrarles el camino recto a través de los profetas que Él escogió de entre ellos. Los Libros son la suma de las revelaciones enviadas a través de los ángeles. Una persona que cree en Al-lah pero no cree en los ángeles ni en la revelación y que se opone a la profecía es considerada como alguien que ha abandonado el Islam. Los Libros son un depósito dado al hombre, que fue creado como vicerregente en la tierra. En otras palabras, estos Libros son la suma de las instrucciones, órdenes y predicciones que muestran al hombre cómo llevar a cabo su obligación de comprender el sistema divino basado en la soberanía de Al-lah sobre el mundo.

Ellos contienen principios de creencia, formas de adoración y actos que necesitan ser realizados o no realizados, principios de una ética elevada, que organizan la vida humana de la mejor forma, y principios y reglas básicos que diseñan la vida política y social. De este modo, el creer en los Libros significa aceptar organizar y diseñar el mundo de la creencia y el pensamiento del hombre y su vida social e individual en la forma que el Corán ordena.

No importa cuáles sean sus nombres o cómo sean definidos, todos los libros divinos son la palabra de Dios. No hay diferencia entre ellos en términos de su origen y los mensajes que contienen. Todos ellos son auténticos y nos informan sobre la verdad. Ellos fueron revelados a través de ángeles, que fueron creados como entidades puras. El Diablo u otros seres no pueden interferir en ellos, ya que están bajo la protección de Al-lah. Todos ellos informan a la gente acerca de la unidad de Al-lah y del hecho de que es necesario adorarle.

“Y no hemos enviado antes de ti a ningún Mensajero sin haberle revelado: «No hay más dios que Yo, así pues, ¡Adoradme!” (21:25). “Ciertamente, Nosotros enviamos a cada comunidad un Mensajero: «¡Adorad a Al-lah y abandonad los ídolos!” (16:36) “Él ha establecido para vosotros los mandatos de la fe que ya había encomendado a Noé y que también Nosotros te hemos revelado a ti, y lo que habíamos encomendado a Abraham, Moisés y Jesús: “Estableced la creencia y no os dividáis por causa de ella.” (42:13). Sin embargo, su idioma cambia en base a las comunidades a las que son enviados. “No enviamos Mensajero alguno que no hablase la lengua de su pueblo, para que pudiera explicarles con claridad” (14:4). Algunas reglas y métodos también cambian en base al tiempo y la comunidad. “A cada uno de vosotros le hemos asignado un código legal y un camino de salvación”. (5:48)

La creencia en los libros no significa que sea necesario aceptar que los actuales y alterados libros como la Torah, los Salmos y los Evangelios sean reales y auténticos. Un creyente tiene que aceptar únicamente que las formas originales de dichos libros son la palabra de Al-lah, pero él tiene también que aceptar que sus actuales versiones han sido distorsionadas. De este modo, un creyente que encuentre alguna información en la Torah o el Evangelio tiene que referirse al Corán y a la Sunnah sin decir que aquellos sean auténticos o falsos.

No hay problema en aceptar que la información de estos libros es auténtica si ella no contradice los principios y reglas declarados por el Corán y la Sunnah. Sin embargo, está fuera de cuestión el aceptar alguna información que contradiga el Corán y la Sunnah como procedente de Al-lah. Así pues, la creencia los Libros significa creer en la revelación enviada por Al-lah, que la revelación continuó junto con los profetas y que ella terminó con él Corán de una forma perfecta.

Share this