Anasayfa | Fundamentos de la Fe | El Destino

Al-lah Sabe Lo Que Ocurrió Y lo Que Ocurrirá


El conocimiento de Al-lah incluye todo lo que pasó y lo que pasará. El hecho de que Al-lah lo conozca todo desde la pre-eternidad no libera a una persona de la responsabilidad por las acciones que realizó utilizando su propia voluntad.

“Aquel que cree en el destino se libera de la aflicción. Todo es ordenado por el destino. Estate contento con lo que tienes; siéntete aliviado”.

Badiuzzaman

El conocimiento es la forma que adquieren las cosas en el cerebro; la cosa conocida se define en base a la forma que tiene fuera. Así por ejemplo, la forma de la manzana fuera es la cosa conocida y la forma que tiene en nuestra mente es el conocimiento. Nuestro conocimiento sobre la manzana depende de la forma de la manzana fuera. Es decir, el conocimiento depende de la cosa conocida. La cosa conocida, en cambio, no depende del conocimiento. La forma de la manzana fuera no tiene que estar necesariamente en consonancia con la forma que conocemos.

Del mismo modo, el conocer dónde y cuándo saldrá el sol y dónde estará en un momento determinado es conocimiento. La posición del sol en esos lugares y en esos tiempos es la cosa conocida. Nuestro conocimiento depende del movimiento del sol, es decir, de la cosa conocida. Si las cosas conocidas dependieran del conocimiento, el sol entonces tendría que ascender en consonancia con el tiempo que escribimos en el calendario.

Como ha sido explicado antes, todas nuestras acciones son las cosas conocidas. El hecho de que Al-las las conozca en la pre-eternidad es conocimiento. Al-lah sabía en la pre-eternidad lo que los seres humanos harían utilizando sus propias voluntades. Los seres humanos no tuvieron que realizar dichas acciones porque Al-lah las conociera o les ordenara hacerlas. Si el hombre tuviera que hacer algo en contra de su voluntad. la prueba y el juicio relacionados con dicha acción se convertirían en inválidos.

¿Qué es es el Azal (la pasada eternidad)?

La pasada eternidad es una cadena que se retrotrae hacia el pasado y no tiene fin. Las expresiones del pasado y el futuro son para las criaturas. Ellas no son para Al-lah. Al-lah no está determinado por el tiempo. El tiempo es una creación de Al-lah.

La relación entre el conocimiento de una persona que ha memorizado la Sura al Fatiha con los versos es la misma. Es decir, su conocimiento es consciente de todos los versos de la Sura al Fatiha de una forma similar.
Sin embargo, hay una secuencia entre los versos. Cuando él recita o escribe el segundo verso, el primero está en el pasado y los otros están en el futuro.

El Azal engloba el pasado, el presente y el futuro. Contiene todos ellos. Podemos comprenderlo hasta algún extremo con el ejemplo de un espejo dirigido hacia una mesa. Cuando un espejo de mano es dirigido hacia la mesa, supongamos que la zona que se puede ver en el espejo es el presente, el área de la derecha (que no se ve) es el pasado y el área de la izquierda el futuro. Sin embargo, cuando el espejo se mueve hacia arriba, toda la mesa podrá ser vista en el espejo. Esta vez no habrá precedente y antecedente entre los acontecimientos que se reflejan en la mesa. Todos ellos estarán en la visión del espejo.

El espejo aquí es el conocimiento. El espejo en el nivel más bajo es nuestro conocimiento. Los espejos de los profetas pueden abarcar mucho tiempo en relación al pasado y el fuguro como un milagro y gracia divinos. El conocimiento de Al-lah es como el espejo en su nivel más alto; engloba el pasado, el presente y el futuro al mismo tiempo. No hay precedente y antecedente para el conocimiento de Al-lah. El precedente y el antecedente son sòlo para nosotros. Al-lah conoce el pasado y el futuro, del mismo modo que conoce el presente. Es decir, todo está en Su visión al mismo tiempo. El conocimiento de Al-lah abarca todos los tiempos y lugares.

La Limosna Alarga La Vida

Se declara en los versos y hadices que la limosna alarga la vida. La limosna contiene todos los favores, ayudas y obras de caridad realizados por la causa de Al-lah. Nuestro Profeta (PB) dijo: “Sólo los favores (todos los tipos de caridad, buenas acciones y ayudas) alargan la vida; sólo la oración cambia el destino. Una persona se ve privada de alimento a causa de los pecados que comete”. Este hadiz anima a los creyentes a hacer favores y buenas acciones. Estas últimas impiden que muchos problemas que no conocemos ocurran.

Este destino expresa una determinación dependiendo del tiempo, el espacio y las condiciones. Dado que el conocimiento de Al-lah es eterno y engloba todos los tiempos y lugares, dicho conocimiento no cambia y contiene todos los cambios.

El tiempo de la muerte ordenado por Al-lah y que está en el conocimiento de Al-lah no cambia. Supongamos que el tiempo condicional de la muerte de un hombre es “60 años si da limosna y 55 si no lo hace”. Al-lah ordena que la vida de la persona sea de 60 años porque sabe que él dará limosnas. Así pues, el tiempo de la muerte no varía.

Otro significado del hecho de que la limosna alarga la vida está relacionado con su resultado. Una persona que da limosna recibirá mucha recompensa porque hace algo apropiado para buscar la satisfacción de Al-lah. Así, en una corta vida, esta persona puede obtener muchas más recompensas que otras en comparación con la duración de su existencia terrenal. La noche del Qadr puede ser un ejemplo de ello. Una persona que aprovecha esa noche añade 83 años a su vida espiritualmente.

Otro significado del alargamiento de la vida es la continuación del libro de la caridad y las buenas acciones de una persona tras su muerte. Así por ejemplo, el libro de la caridad y las buenas acciones de una persona que ha engendrado un buen hijo no se cierra.

Share this