Anasayfa | Fundamentos de la Fe | La creencia en los Libros

Aspectos milagrosos del Corán


Un verso:

“Hay en sus historias motivo de reflexión para los dotados de intelecto... No es un relato inventado, sino confirmación de los mensajes anteriores, explicación detallada de todo, dirección y misericordia para gente que cree”. (12:111).

Said Nursi demostró lo milagroso del Corán en cuarenta formas y mostró sus aspectos milagrosos en siete maneras en su libro “Los milagros del Corán”, en su libro Lemaat y en su interpretación İşarat-ul Icaz. Aquellos que quieran tener más información sobre este tema deben referirse a esos libros.

1. Algo como el Corán no puede ser escrito.

El Milagroso Corándice: “¡Oh hombres y yinn! Si tenéis alguna duda de que el Corán es la Palabra de Dios e imagináis que es la palabra del hombre. Entonces, vamos a verlo. Veamos si traéis un libro como este Corán de alguien iletrado, que no sepa leer y escribir como alguien a quien llamamos Muhammad, el Digno de confianza, que pese a todo lo dictó.

Si no podéis hacer esto, entonces no tenéis que traer a un ignorante; traed a un hombre de letras famoso e instruido. Y si no es capaz de hacer esto, traed las mejores obras de todos los oradores y hombres de elocuencia, y a todos los genios literarios del pasado y los del futuro, que reciban la asistencia de todos sus “dioses”. Que trabajen con todas sus fuerzas, que traten de componer algo como este Corán, y, si no pueden hacerlo, que dejen de lado las Verdades del Corán y sus muchos aspectos milagrosos, que no pueden ser imitados, y traten de componer una obra que sea su igual sólo en la elocuencia de sus palabras.

Mediante su declaración “O dicen: lo ha inventado. Di: traed diez suras semejantes inventadas y llamad a quien podáis fuera de Al-lah si decís la verdad”. (11:33), el Libro dice: “Vamos. No quiero una obra llena de significados auténticos de vosotros. Dejemos que sean fabricaciones, mentiras e historias falsas (lo que vosotros. traigáis). Centraos sólo en la elocuencia. Pero ni siquiera así podríais hacer algo similar. Tampoco necesita ser de una extensión similar al conjunto del Corán; traed sólo diez capítulos como él o, si no, algo que equivalga a uno corto. Y tampoco podréis hacerlo, incluso si la necesidad que sintierais de ello fuera muy grande. Porque vuestro honor y autorrespeto, vuestra dignidad y religión, vuestro honor tribal y orgullo, y vuestras vidas en este mundo y en el próximo se verán salvados si producís un capítulo igual al suyo.

En otro caso, viviréis abatidos en este mundo, sin honor, dignidad u orgullo, y vuestras vidas y propiedades se verán destruidas y perecerán en el Más Allá, según indica el verso: Temedel fuegopreparado para los infieles, el fuegocuyo alimento serán los hombresy las piedras” (2:23).

Os veréis condenados a un encarcelamiento permanente en el Infierno, junto con vuestros ídolos y os convertiréis en el combustible de sus fuegos. Ya que vuestra necesidad es grande y dado que habéis comprendido vuestra impotencia en ocho grados, deberíais reconocer ocho veces que el Corán es un milagro. Así pues, creed en ello, o guardad silencio e id al Infierno”.


2. El Corán es también un milagro porque proporciona información sobre el gaib (lo oculto) y el futuro. No es algo que sea hecho por el hombre para descubrir los acontecimientos del pasado que fueron dejados atrás ocultos y sacarlos a la luz. Sin embargo, cuando echamos un vistazo al Corán vemos que él nos informa sobre los profetas del pasado, las características de sus tribus y las desgracias y calamidades que sufrieron éstas como castigo divino por su incredulidad y malas acciones y eso nos lleva a extraer lecciones y reflexionar.

El Corán nos da también mucha información sobre la vida en la tumba, en el Paraíso y en el Infierno y muchas buenas noticias sobre la expansión del Islam. Así por ejemplo, nos ha dado la buena noticia de que los creyentes entrarían en la Kaabah sin temor y muchos acontecimientos como la conquista de Meca.

3. La belleza, la brillantez y la fluidez de las declaraciones del Corán se adueñan de los espíritus. El Corán entra en los corazones y los atrae. La profundidad de sus realidades, lo elevado de su significado, las noticias sobre el gaib, el lenguaje de la realidad y el lenguaje de la sabiduría que en él aparecen demuestran que el Corán no es sólo la palabra de un hombre, sino una declaración divina y sagrada.

El Corán demuestra con esta alta cualidad y características a todo el mundo que no puede ser la obra de una persona iletrada o de la mente o voluntad de una persona.

4. El Corán es también un milagro porque hace mención a ciencias y realidades que están más allá del conocimiento humano. Personas que vivieron hace 14 siglos no podían realmente conocer las realidades que fueron descubiertas muchos siglos más tarde. Si un libro menciona muchos misterios y realidades que fueron descubiertas unos 1.000 años más tarde, esto sólo puede deberse a que es un libro sagrado y divino. No es la obra de un hombre.

En el Corán se ponen de manifiesto muchas realidades científicas que han sido descubiertas incluso en el s. XX. Estas menciones son evidencias de que el Sagrado Corán es un milagro. Hagamos una lista de ellas:

• La expansión del Universo ha sido descubierta recientemente. El Corán menciona esta expansión de la siguiente manera:

“Y el cielo, lo construimos con fuerza. Y, ciertamente, asignamos un vasto espacio.” (51:47)

• El Corán alude al movimiento y rotación de la Tierra de forma concisa, como sigue:

“Verás pasar las montañas, que tú creías inmóviles, como pasan las nubes: obra de Al-lah, Que todo lo hace perfecto. Él está bien informado de lo que hacéis” (27:88)

• El Corán habla de la separación de la Tierra y el Cielo, que estaban juntos, y señala que todos los seres vivos fueron creados del agua.

“¿Es que no han visto los infieles que los cielos y la tierra formaban un todo homogéneo y los separamos? ¿Y que sacamos del agua a todo ser viviente? ¿Y no creerán? (21:30).

• El Corán alude a la noche y el día y que señala que están determinados por la acción del sol y la luna, que, a su vez, se mueven siguiendo ciertas órbitas.

“Él es Quien ha creado la noche y el día, el sol y la luna. Cada uno navega en una órbita.” (21:33).

“Y el sol. Corre a una parada suya por decreto del Poderoso, del Omnisciente.” (36:38)

• El Corán también recoge el hecho de que las aguas del mar no se mezclan:

“Ha dejado fluir las dos grandes masas de agua, que se encuentran, pero las separa una barrera que no rebasan.”(55:19-20).

• El Corán también habla del viento, que sirve para la fecundación, la fertilización y la reproducción de árboles y flores:

“Hemos enviado los vientos, que fecundan, y hacemos bajar del cielo agua, de la que os damos a beber.” (15:22)

5. En términos de educación, el Corán es milagro. La indicación de que un árbol está vivo y es productivo son sus frutos. Los frutos del Corán son los estudiantes que son educados por él. Cientos de miles de santos, sabios y personas ejemplares que han crecido durante muchos siglos es una gran indicación de que el Corán está vivo.

Todas las auténticas órdenes religiosas, todas las genuinas ciencias del Islam, todos los sabios islámicos que han sido educados bajo el cuidado espiritual y la protección del Corán dan testimonio de que el Libro es la pura verdad y el conjunto de verdades que contiene y lo abarca todo constituye una maravilla sin igual.

¿Qué aprendemos del Corán?

Aprendemos:

La existencia de Al-lah.

Sus órdenes y prohibiciones.

Que el hombre fue creado para adorar y conocer a Al-lah.

La existencia de la vida eterna.

La existencia del Paraíso y el Infierno.

La existencia de los ángeles.

Los profetas fueron enviados como maestros y guías.

Que los libros divinos nos fueron enviados.

Que todo fue creado con una medida y determinación.

Las obligaciones y responsabilidades de hombres y creyentes.

La ética y normas del Islam y muchas otras realidades.

Share this