Anasayfa | El Hayy & Y El Sacrificio

Cómo El Hayy Se Convirtió En Fardh


El Hayy, uno de los cinco pilares del Islam, se convirtió en fardh en el noveno año de Hiyrah (la Emigración) y este evento fue mencionado en el Corán como sigue:

“Hay en ella signos claros. Es el lugar de Abraham y quien entre en él estará seguro. Alá ha prescrito a los hombres la peregrinación a la Casa, si disponen de medios. Y quien no crea... Alá puede prescindir de las criaturas.” (3:97).

Nuestro Profeta Muhammad declaró lo siguiente en un hadiz: “El Islam está basado en cinco pilares: testificar que no hay más dioses que Dios y que Mohammad es el Profeta de Dios, realizar las oraciones, pagar el zakat, realizar el Hayy y observar el ayuno durante el mes de Ramadán”. Bujari, Iman, 2

El realizar el Hayy o la Umrah más de una vez son actos de adoración extra. Sin embargo, el Profeta (PB) declaró lo siguiente: “Realizar el Hayy y la Umrah una después de otra. Éstas dos eliminan la pobreza y los pecados del mismo modo que un fuelle elimina la herrumbre del hierro, el oro y la plata. La recompensa de un Hayy aceptado es el Paraíso”. Tirmizi, Hayy, 2; Nasai, Hayy, 6; Ibn Mayah Manasik, 3.

“La frecuente declaración de “Allahu Akbar” durante el Hayy es por la razón siguiente. El bendito Hayy es una adoración de un nivel universal para todos. Del mismo modo que en un día especial, como un festival, un soldado va a las celebraciones del rey como un general y recibe los favores de aquel, un peregrino (hayyi), no importa lo baja que sea su condición, se vuelve hacia el Poderoso Sostenedor de cada región de la tierra como un santo que ha atravesado todos los grados. Él es honrado con la adoración universal. A buen seguro, los grados universales de Señorío abiertos con la llave del Hayy; los horizontes de grandeza de la Divinidad, que son visibles a su ojo a través del telescopio; las esferas de adoración que gradualmente se abren a su corazón e imaginación a través de su contemplación, y el calor, maravilla, temor y pavor del Señorío causados por los niveles de sublimidad y el último estadio de la manifestación sólo pueden ser calmados diciendo ¡Allahu Akbar! ¡Allahu Akbar! Y aquellos grados que se abren por la observación y la imaginación sólo pueden ser proclamados mediante esta declaración.” Sözler (Palabras)

Share this