Anasayfa | Fundamentos de la Fe | La creencia en el Más Allá

El Paraíso


El Paraíso es un lugar en el Más Allá, que está adornado con varias bendiciones y en el que los creyentes vivirán eternamente.

Cuando examinamos el Corán, vemos que el Libro describe el Paraíso y a la Gente del Paraíso de la siguiente manera:

El Paraíso es un lugar cuyo amplitud es la de los cielos y la tierra, y donde ni el calor excesivo ni el exceso de frío están presentes. Hay ríos de agua limpia, ríos de leche incorruptible y miel pura, manantiales de agua dulce con un aroma de jengibre y una bebida que deja el aroma del almizcle después de beber.

El vino del Paraíso es un tipo de bebida que no produce dolor de cabeza, ni embriaga. Le da alegría a los bebedores y sale de una fuente blanca como la nieve. No tienta a la gente a cometer pecados o a hacer cosas sin sentido. Hay varias frutas, dátiles, granadas, vides, árboles de cedro sin espinas, plataneros con frutos apilados unos encima de otros y varios tipos de carne de ave. (3:133; 76:13, 18; 47:15; 83:25-26; 37:45-47; 56:21, 28-29; 52:23; 55:68; 78:32).

Las ropas de la Gente del Paraíso son de seda y brocado, sus adornos son de oro, sus casas son hermosas, jóvenes inmortales pasarán a su alrededor para servirles; ellas serán como perlas esparcidas debido a sus belleza. Los habitantes en el Paraíso se pasarán platos redondos y copas de oro. Allí obtendrán todo lo que sus almas pudieron desear y todo lo que puede deleitar a sus ojos. Hay mansiones construidas unas encima de otras por debajo de las que brotan ríos. Hay compañeros puros. Ellos y sus asociados estarán en una agradable sombra, reclinados en tronos. Aquellos entre la Gente del Paraíso que sentían resentimiento hacia otros verán eliminado éste por Al-lah y se sentarán unos frente a los otros en tronos como hermanos. No habrá cansancio ni molestias para ellos, ni tampoco vanidad ni falsedad allí.

Las bendiciones del Paraíso son tan bellas que la mente del hombre y su imaginación no pueden concebirlas. Hay todo tipo de placeres y delicias materiales e inmateriales, corporales y espirituales allí. Cuando Al-lah menciona las bendiciones del Paraíso, las explica comparándolas con las bendiciones del mundo para que podamos entenderlas. Como cuestión de hecho, sólo sus nombres se asemejan a las bendiciones de aquí, pero no sus otras cualidades. Son bendiciones únicas establecidas de acuerdo a las condiciones del Paraíso y no a las condiciones del mundo. El Profeta explica las bendiciones del Paraíso en un hadiz de la siguiente manera:

“Al-lah dijo: “He preparado para Mis esclavos rectos cosas tan excelentes que ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado y en las que ninguna mente ha podido pensar”. (Bujari, “Tafsir”, Sura 32; Tauhid, 35; Muslim, Yannah, 1; Tirmizi, “Tafsir”, Sura 32).

No hay duda de que la mayor bendición en el Paraíso es el sentir la satisfacción de Al-lah y ver a Al-lah. El Corán señala lo siguiente a este respecto:

“Pero la satisfacción de Al-lah será mejor aún. ¡Ésa es la Suprema Felicidad!” (9:72).

Por otro lado, los creyentes en el Más Allá verán a Al-lah después de que entren en el Paraíso. No hay una información definitiva sobre la auténtica naturaleza y esencia de esta vista.

“Ese día, unos rostros brillarán, mirando a su Señor”. (75:22-23).

Nuestro Profeta (PB) dijo lo siguiente refiriéndose a cómo los creyentes verán a Al-lah:

“Ciertamente, veréis a vuestro Señor como veis esta luna”. (Bujari, Mawakit, 16; Tauhid, 24; Muslim, Iman, 81; Tirmizi, Jannah, 15).

El Paraíso y la vida allí son eternos y la Gente del Paraíso vivirá allí eternamente. Lo que hace que el Paraíso sea tal y la vida allí valiosa es el hecho de que es eterna e inmortal. Si el Paraíso fuera temporal y perecedero, como este mundo, y si hubiera muerte allí, no tendría ningún valor a pesar de sus cosas bellas y sus bendiciones. De este modo, la eternidad y la inmortalidad son grandes bendiciones en el Paraíso y las que hacen que el Paraíso sea valioso.

No debemos olvidar que el Paraíso se consigue en este mundo. Para entrar en el Paraíso es necesario creer en la existencia y unidad de Al-lah, Sus Ángeles, Sus Libros, Sus Profetas, el Día del Juicio, el decreto y el destino, hacer buenas obras tal como se especifica en el Corán y la Sunnah del Profeta (PB) y vivir de acuerdo con la ética islámica. No hay otra vía de salvación. De este modo, debemos hacer un gran esfuerzo en este mundo para obtener el Paraíso. Que Al-lah nos haga entrar en el Paraíso y vivir allí eternamente. Amén.

Share this