Anasayfa | El Hayy & Y El Sacrificio

El Significado Y Sabiduría Del Hayy


Un verso

“La primera Casa erigida para los hombres es, ciertamente, la de Bakka, casa bendita y dirección para todos. Hay en ella signos claros. Es el lugar de Abraham y quien entre en él estará seguro. Alá ha prescrito a los hombres la peregrinación a la Casa, si disponen de medios. Y quien no crea... Alá puede prescindir de las criaturas.” (3:96-97)

El Hayy es un acto de adoración que se lleva a cabo tanto con el cuerpo como con el dinero. El Hayy se realiza sólo por la causa de Al-lah, al igual que el resto de los actos de adoración, y su recompensa procede sólo de Al-lah. Sin embargo, el Hayy tiene unos aspectos de sabiduría que atañen tanto a la vida material como a la espiritual de una persona.

El Hayy es un acto de adoración en el cual las oraciones son respondidas, los pecados son perdonados, cada acto es contemplado como un acto de adoración y desaparece la descriminación entre el rico y el pobre, entre los sabios y la gente ignorante y entre el jefe y el empleado. De este modo, la hermandad del Islam es vivida de una forma real.

Los creyentes se reúnen con otros musulmanes cuyo idioma, color y actitud difieren, dentro de una multitud que recuerda el Día de la Reunión, y consolidan sus sentimientos de hermandad con ellos. Ellos comparten los mismos sentimientos y rezan a Al-lah juntos. Ellos viven el honor de ser un siervo de A-lah y la consciencia de su servidumbre y hermandad juntos. Ellos se arrepienten de sus pecados y limpian sus espíritus. Realizan la circunvalación a la Kaaba y permanecen en Arafat juntos. Cada uno hace uso de las oraciones del otro y dicen amén a las oraciones propias y del otro.

Los hechos históricos acontecidos desde el Profeta Adam, el primer hombre y profeta, hasta el Profeta Muhammad (PB) y sus Sahaba pasan delante de los ojos de una persona que visita los lugares santos durante la adoración del Hayy.

El acto de adoración del Hayy es en realidad una dura tarea para el hombre, pero el alcanzar la satisfacción de Al-lah es sólo posible llevándola a cabo. Al realizar el Hayy, demostramos nuestra gratitud a Al-lah, que nos creó de la nada y nos hizo vivir gracias a sus bendiciones, y coronamos esa felicidad el día de la fiesta del Aid al Fitr.

Los actos de adoración como el takbir, tahlil, talbiyah, la circunvalación a la Kaaba, el sa´y (correr o caminar desde Safa hasta Marua cuatro veces en un sentido y tres en el otro) y el permanecer en Arafat, que los creyentes realizan durante el Hayy, tienen valores simbólicos y muchos puntos de sabiduría tanto a nivel espiritual como psicológico. Cada individuo se dirige hacia Al-lah en esa especial sesión, a la que todos los siervos de Al-lah están invitados, y en ese especial lugar. Todo el mundo presenta a Al-lah sus actos de adoración y necesidades; pide Su perdón y alcanza un estado de sumisión total a Él.

Un hadiz:

“Esta ciudad fue declarada haram por Al-lah en el día en que creó la Tierra y los cielos. Esta ciudad será haram hasta el Día del Juicio porque Al-lah la declaró haram. Antes de mí, estaba prohibido para cualquier persona luchar allí. Me fue permitido a mí hacerlo en un cierto período. Esta ciudad será haram hasta el Día del Juicio por el decreto de Al-lah... Está prohibido cazar aquí y algo perdido no puede ser cogido”. (Ibn Hayar al-Asqalani, p. 154)

Share this