Anasayfa | Fundamentos de la Fe | El Destino

Es Al-lah El Que Crea Lo Malo Y Lo Bueno


Al-lah crea todos los actos que el hombre realiza, ya sean buenos o malos. Así por ejemplo, es Al-lah el que crea el acto de caminar. Es Al-lah el que crea el movimiento de rotación de la tierra alrededor del sol. La rotación de la tierra no depende de su propia voluntad. Ella se mueve en la órbita que Al-lah ha ordenado. Sin embargo, un hombre no es así. Al-lah ha dado al hombre la capacidad de decidir donde quiere ir basándose en su propia voluntad.

El hombre no es como un robot. El robot no hace ninguna cosa para la que no esté programado. No tiene elección. Sin embargo, un ser humano puede escoger lo que desea hacer.

Cuando una persona quiere ir a un lugar de adoración, es Al-lah el que crea esa acción; es también Al-lah el que crea la acción de ir a un pub. Del mismo modo, es Al-lah el que crea la acción de beber agua y también la acción de beber alcohol. Dado que el hombre escoge el lugar donde ir o la cosa que bebe, la responsabilidad le incumbe a él, pero es Al-lah el que crea las acciones que consideramos buenas o malas.

La hidayah (guía hacia el camino recto) y la dalalah (el extravío) son de Al-lah

Del mismo modo que lo bueno y lo malo proceden de Al-lah, es Al-lah el que crea la hidaya y dalalah también. Los seres humanos hacen que otros adquieran hidayah o caigan en la dalalah. Una persona cae en la dalalah a causa del mal uso de su voluntad. Al-lah no empuja a una persona hacia la dalalah a menos que ella se dirija por sí misma hacia esa dirección. Lo mismo es válido para la hidayah también. El hecho de que Al-lah otorgue hidayah a quien Él quiere significa que Él dará hidayah a las personas que reúnan las condiciones adecuadas para la misma. El esperar la hidayah de Al-lah sin cumplir ninguna condición necesaria para la misma sería como esperar conseguir cosechas sin sembrar nada en el campo.

Share this