Anasayfa | Fundamentos de la Fe | La creencia en los Libros

La creencia en los Libros


Uno de los fundamentos de la creencia en el Islam es la creencia en los libros sagrados enviados por Al-lah.

El Islam ordenaa los creyentes creer en todos los libros sagrados. La fuente de todos ellos es una. Todos los libros sagrados explican las órdenes y prohibiciones de Al-lah y las obligaciones y responsabilidades del hombre. Al-lah designó a profetas y envió loslibros para guiar a los hombres y advertirles. A lo largo de la historia, la acción sabia de Al-lah discurrió de esta manera. Los profetas a los que no se reveló ningún libro se remitieron a los enviados previamente, y advirtieron y guiaron a sus tribus y naciones.

Al-lah ordenó a los creyentes que creyeran en todos los profetas y las revelaciones.

“¡Creyentes! Creed en Alá, en Su Enviado, en la Escritura que ha revelado a Su Enviado y en la Escritura que había revelado antes”. (4:136).

Así pues, los musulmanes creen no sólo en el Corán, sino también en los otros libros sagrados. Al-lah declara lo siguiente:

“Él te ha revelado la Escritura con la Verdad, en confirmación de los mensajes anteriores.

Él ha revelado la Toro y el Evangelio”. (3:3)

“Hemos revelado la Tora, que contiene Dirección y Luz”. (5:44).

Hicimos que les sucediera Jesús, hijo de María, en confirmación de lo que ya había de la Tora. Le dimos el Evangelio, que contiene Dirección y Luz”. (5:46).

Así pues, el Islam esmás universal en comparación con otras religiones en términos de creencia en los libros sagrados. Acepta todos los libros sagrados. Otros libros fueron enviados a distintas naciones antes que el Corán, pero perdieron su exactitud original a través de las traducciones realizadas en los tiempos posteriores.

La importancia de los libros sagrados

Podemos detallar la importancia de los libros sagrados de esta manera:

1. Al-lah tiene una generosidad inagotable. Él ofrece abundantes regalos y dones. Tiene un sinfín de bendiciones y numerosas mesas llenas de manjares; Él otorgó bendiciones para cada órgano. Él creó el sol para los ojos, el aire para los pulmones y la comida para el estómago. Al igual que los órganos materiales del hombre, su mente y su corazón requieren alimentos y remedios espirituales. Debido a ello, nuestro Generoso Señor, que satisface todas las necesidades de los seres humanos, envió los libros celestiales que son como alimentos y remedios espirituales para ellos. Él envió los libros celestiales para desarrollar y mejorar los espíritus, suministrar luz y dirección a las mentes y dar felicidad a la vida.

2. Uno de los atributos de Dios es el de la Palabra. Al-lah es el Hablante Eterno. La bendición de la comprensión y la facultad de hablar fueron otorgadas a los seres humanos entre todas las criaturas. El hombre recibió la manifestación del atributo de la palabra.

Donde hay una mente inteligente hay también “obligaciones”. Donde hay habla, se busca un interlocutor. Dado que al hombre se le han otorgado estos dones, él será informado de sus responsabilidades y se le recordará cuál es su deber. Se le revelará por qué nació y ante quién es responsable. Así que el hecho de que al hombre se le haya dado una mente y la facultad del habla hace necesario que le sean enviados libros divinos.

3. Todos los sentidos del hombre son limitados. Él no puede ver a kilómetros de distancia a simple ojo. No puede oír los sonidos u oler los olores a mucha distancia. La mente y la percepción del hombre son también limitadas. La mente no puede conocer las cosas del gaib (mundo oculto o espiritual). No puede conocer los secretos y realidades espirituales por sí solo. En otras palabras, las órdenes y prohibiciones de Al-lah no son entendidas por medio del razonamiento o la mente abstracta.

La mente puede encontrar a Su Señor por medio del juicio o razonamiento. Sin embargo, no puede entender por qué su Señor creó al hombre. El ser humano necesita tener mucho conocimiento sobre lo oculto y sobre los fundamentos de la religión, la vía de la servidumbre, los principios de la adoración, la vida eterna, la existencia del Paraíso y el Infierno, los nombres y atributos de Al-lah etc. La humanidad necesita profetas y libros divinos con el fin de aprender de ellos y cumplir sus deberes y responsabilidades. De este modo, Al-lah envió profetas como guías y maestros a la humanidad y también reveló libros divinos.

4. El hombre tiene un nafs (alma). Tiene deseos y codicia. Tiene objetivos infinitos, ambiciones, enfado y furia y reacciones. El nafs puede empujarle a hacer malas acciones. Satanás le tienta a uno también a hacer malos actos. Si el hombre tendiera hacia el mal, la destrucción que puede causar es terrible y es capas de arruinar o aniquilar un país.

Por estas razones, hay necesidad de que los profetas muestren el camino recto y de que los libros divinos enseñen a los hombres la verdad y la realidad. Al-lah envió libros para guiar a los hombres en la línea de la buena dirección.

5. La consciencia del hombre busca a Al-lah y quiere conocer a su propietario y Señor. Ellos quieren encontrar respuestas a preguntas como “¿De dónde vengo? ¿Por qué fui creado? ¿Cuáles son mis tareas y mis obligaciones en este mundo?”

Son los profetas los que pueden dar respuestas a estas cuestiones. Son los profetas lo que han descubierto el secreto de la creación del Universo y el enigma de la creación del hombre. La guía de estos profetas son los libros divinos. Al-lah dio los libros a los profetas para explicar a la gente el misterio de este mundo y responder a las preguntas de la creación.

Share this