Anasayfa | Fundamentos de la Fe | Creencia en los Ángeles

La Existencia De Los Angeles


Al-lah es capaz de crear todas las cosas. Puede crear un árbol muy fácilmente y equiparlo con ramas, nudos, hojas, flores y frutos; también puede crear y crea un jardín e incluso todos los jardines en la tierra de la misma fácil manera. Al-lah crea una célula fácilmente con su poder infinito; él también puede crear y crea todas las células y todos los animales, desde el pez al león, y al hombre de la misma fácil manera. Nosotros los podemos ver con nuestros ojos.

Dado que el poder de Al-lah es infinito, Él puede crear y crea al hombre del suelo, a los ángeles de la luz y a los yinn del fuego. Al-lah es capaz de crearlo todo.

Los yinny los ángeles son seres con alma y consciencia al igual que los seres humanos. Los hombres fueron creados del suelo, los ángeles de la luz y los yinn del fuego. Los seres humanos y los yinn fueron creados para creer en Dios y adorarle. Sin embargo, se les otorgó la libertad para llevar a cabo o no las obligaciones derivadas de la creencia y adoración. Si las cumplen, recibirán una recompensa y, si no lo hacen, un castigo. Los ángeles fueron creados también para adorar a Al-lah y cumplir sus órdenes, pero, sin embargo, no hay ninguna desobediencia por parte de ellos.

Todos los Ángeles obedecen las órdenes de Al-lah sin objeciones y Le adoran. No tienen ningún género, masculino o femenino. Los yinn, por su parte, se asemejan a los hombres en un aspecto. Algunos de ellos obedecen a Al-lah y otros Le desobedecen. Comen, beben y se reproducen. El primer yinn malo fue Iblis (Satanás). Él desobedeció a Dios debido a su orgullo y se extravió, y ha estado intentando tentar a los hombres desde entonces.

El hecho de que nuestro mundo, que es un pequeño planeta, se haya llenado de tantos seres vivos con almas y de consciencia demuestra que las numerosas estrellas y planetas en el cielo deben haber sido llenados también con seres vivos con alma y consciencia. De lo contrario, la creación de las estrellas en el cielo carecería de sentido, de razón y de sabiduría. Sin embargo, Al-lah es Perfectamente Sabio. Él no haría nada sin sentido y significado.

Los residentes del cielo son llamados ángeles y seres espirituales por el Corán. Fueron creados de tal manera para adaptarse a las condiciones del medio en el que viven. Por lo tanto, un ángel que vive en el Sol puede pasear por su superficie o cruzar a través de sus capas, del mismo modo que los hombres deambulan por los viñedos y jardines.

El propósito de la creencia de los seres con consciencia es creer en Al-lah y adorarle. Los ángeles, como los hombres y los yinn, creen en Al-lah y Le adoran. Ellos vigilan este palacio de mundo; contemplan los seres del Universo y Le proclaman.

Las obligaciones de los ángeles son, de algún modo, similares a las de los hombres. El propósito de la creación del hombre y de su envío a este mundo también es válido para los ángeles y seres espirituales. Al-lah dice lo siguiente en un hadiz divino: “Yo era un tesoro escondido; He creado a las criaturas para darme a conocer”. Así, una de las razones más importantes de la creación del Universo es el reconocimiento y la proclamación del Señor que realizan las criaturas con inteligencia y consciencia al contemplar aquel. Todo en el Universo da a conocer a Al-lah, que lo creó, con sus bellos atributos del mismo modo que un alfiler da a conocer a su creador y una carta a su escritor. Sin duda, la más simple obra de arte no puede existir sin un maestro. De igual forma, este Universo y las criaturas que lo habitan no podrían haber llegado a existir sin un Creador; sería algo imposible.

Puesto que Al-lah creó el Universo para darse a conocer a los seres dotados de inteligencia y consciencia, no habrá lugar en él donde no existan seres con estas características.

Ellos Le conocerán y Le adorarán en la luna y el sol, en las estrellas y las galaxias y en los mundos que no conocemos.

El cuerpo humano fue creado con arreglo a las condiciones de vida en el mundo. De la misma manera, los peces fueron creados con arreglo a las condiciones de vida en el agua. Los ángeles fueron creados con arreglo a las condiciones de vida del mundo en el que habitan. Ellos fueron creados de la luz. Por lo tanto, el fuego no les daña y su presencia en las estrellas tampoco les hace mal. Los ángeles vagan sobre la superficie del sol y a través de todas sus capas contemplando los milagros del poder de Al-lah y adorándole del mismo modo que el hombre recorre los viñedos y jardines contemplándolos.

El alimento de los ángeles es la luz o cosas similares a la luz. Por ejemplo, la recitación del Corán, las hermosas palabras y significados e incluso los aromas agradables son alimento para los ángeles. Por el contrario, los malos olores son cosas que no les agradan y es por ello que nuestro Profeta (PBUH) usaba perfumes que desprendían aromas agradables y recomendó a los creyentes que hicieran lo propio.

Una de las más claras evidencias de la existencia de los ángeles es el Sagrado Corán. El Libro nos informa que los ángeles existen. Dado que el Corán es la palabra de Al-lah, todas sus evidencias son también pruebas de la existencia de los ángeles.

Del mismo modo, el Profeta Muhammad (PB) nos informa de la existencia de los ángeles. Las evidencias de la profecía del Profeta son las mismas que prueban la existencia de los ángeles. Las obras exhibidas en una exposición precisan de gente que pueda entenderlas. Del mismo modo, las adornadas y maravillosas obras de arte y los hermosos bordados de Al-lah que se muestran en el Universo requieren de alguien que los contemple. La observación llevada a cabo por los seres humanos no es suficiente. Debe haber otros seres conscientes también. Ellos son los ángeles.
Otra prueba que procede del Universo es que algunas criaturas son creadas a partir de cosas como el suelo que nos rodea. El ser que crea criaturas del suelo y materiales en descomposición es capaz de crear y crea criaturas a partir del fuego y de la luz.

Share this