Anasayfa | Fundamentos de la Fe | La creencia en el Más Allá

Los beneficios de la creencia en el Más Allá en esta vida


La creencia en el Más Allá conlleva una felicidad y paz tanto en la vida individual como en la comunitaria. Algunas de las numerosas evidencias serán expuestas aquí.

1.Los niños forman parte importante de la humanidad. Ellos pueden consolarse con la idea del Paraíso cuando hacen frente a las dolorosas muertes que ocurren a su alrededor. Así por ejemplo, un niño cuyo hermano, madre o pariente cercano fallece sólo puede hacer frente a dicha situación mediante la creencia en el Más Allá. Un niño se consuela a sí mismo diciendo: “Mi hermano murió pero no desapareció. Ahora, él está en el Paraíso, viviendo más feliz y mejor que yo” y, así, puede calmar su dolor. De otro modo, sería imposible para los niños el soportar la aflicción de este mundo.

2. Los ancianos forman parte también de la humanidad. Dado que la vida en este mundo terminará pronto para ellos y la muerte se les aproxima, ellos sólo pueden sentirse bien si creen en la vida del Más Allá. Ellos saben que no van a desaparecer cuando mueran y que les será otorgada una juventud eterna en el Paraíso y bendiciones eternas y maravillosas allí.

Si, por el contrario, no creyeran en el Más Allá, este mundo sería como una prisión oscura y la vida terrenal se convertiría en una tortura insoportable para ellos, que son conscientes de que fallecerán pronto.

Sin embargo, la creencia en el Más Allá dice lo siguiente a cada uno de los ancianos: “No te preocupes. Tendrás una juventud inmortal; una vida eterna te aguarda. Te reunirás felizmente con los parientes que has perdido. Todos tus buenos actos serán preservados y recibirás allí tu recompensa”.

La creencia en el Más Allá da a los ancianos y otras personas un consuelo y una felicidad que les alivia. Les libera del dolor y la desesperación. Se convierte así en un remedio para el dolor del hombre en este mundo. Le tranquiliza psicológicamente y le libera de las crisis. Según nuestra creencia, la muerte no significa la desaparición del hombre sino un tránsito del mundo temporal al mundo eterno del Más Allá.

3. Otro grupo que forma parte importante de la comunidad es la juventud. La única cosa que puede impedir a muchos jóvenes abusar de las personas y cosas que les rodean, en un momento en que sus sentimientos y cuerpos están en su punto más alto y buscan satisfacer sus deseos, es la creencia en el Infierno.

Si la los jóvenes no sintieran temor y preocupación por el Infierno, algunos de ellos transformarían el mundo en un Infierno para los pobres, los débiles y los ancianos, un lugar donde sería imposible vivir y esto llevaría a que dominara en la humanidad la ley de la jungla en base a la regla de que “el gobierno pertenece a los más fuertes”.

4.El más importante apoyo, refugio y fuente de felicidad para el hombre en este mundo es la vida familiar. La casa donde una persona vive y su vida familiar son un pequeño mundo que le pertenecen. La felicidad de la vida familiar descansa en el respecto y la misericordia real, afectiva y altruista. Este respeto y misericordia real sólo pueden lograrse por medio de la creencia de los miembros de la familia en que habrá una vida eterna con una eterna unión, hermandad, maternidad y paternidad.

De este modo, con esta creencia, un hombre piensa de su mujer de este modo: “Mi esposa será también mi pareja eterna en una vida eterna y en un mundo eterno. Ella puede ser vieja y fea ahora, pero eso no importa. Ella tendrá siempre una eterna belleza en el Más Allá”. Debido a esta creencia, él mostrará todo tipo de altruismo y misericordia hacia su pareja y tratará a su vieja esposa con amor, afecto y misericordia, como si fuera una hurí.

5. El mundo y el país donde el hombre vive es como una gran casa para él. Si la creencia en el Más Allá prevalece en esta casa, el respeto mutuo, la misericordia, el amor desinteresado, la solidaridad, el servicio a los demás, las cordiales relaciones humanas, la beneficencia, la amplitud de miras y la virtud comenzarán a desarrollarse en ella.

La razón para ello es la siguiente. Esta creencia

dice a los niños: “Existe el Paraíso, así que dejad de comportaros mal” y les hace actuar mejor.

dice a los jóvenes: “Existe el Infierno, así que dejad de emborracharos” y les hace cambiar su comportamiento.
dice a los opresores: “Seréis castigados con un severo sufrimiento” y les hace inclinarse ante la justicia.

dice a los ancianos: “La felicidad eterna será mucho mayor que la felicidad que dejasteis escapar, una juventud fresca y permanente os espera. Tratad de conseguirla”. Esto transformará su lamento en sonrisa.

Los beneficios de la creencia en el Más Allá que se han citado anteriormente dejan sentir sus efectos más o menos en todos los individuos y niveles de la comunidad. Esta creencia juega así un papel importante en la mejora de toda la comunidad.

La tasa de crímenes cae al mínimo en una comunidad de este tipo y la paz prevalece en ella. De este modo, la única causa de felicidad en ambos mundos y vidas es la creencia en Al-lah y en el Más Allá. (Nursi, B. Said. Sözler. (Words) rnk Neşriyat. Istanbul, 2006, p.106 etc.).

Share this