Anasayfa | Fundamentos de la Fe | La creencia en los Profetas

Milagros y maravillas de la civilización


Los profetas fueron enviados para organizar la vida en el mundo y en el Más Allá. Los profetas fueron líderes en la espiritualidad y en el desarrollo material.

Los seres humanos necesitaron comer y beber tan pronto como aparecieron sobre la Tierra. Esto hizo obligatoria la práctica de la agricultura. Adam (Adán), el primer hombre y primer profeta, comenzó a trabajar en la agricultura como resultado de la orden que recibió a través del Ángel Yibril (Gabriel); así que él sembró trigo y produjo pan. Otro profeta que trabajó en la agricultura fue Yusuf (José). Él construyó los primeros silos y graneros para almacenar el grano. Él ordenó guardar los cultivos recogidos durante los siete años de abundancia, que fueron utilizados durante los siguientes siete años de escasez. Yusuf es también conocido como el primer profeta que fabricó un reloj. El Profeta Nuh (Noé) construyó un barco como resultado de la revelación de Al-lah y se convirtió en el primer marino.

“Y a Suleiman (Salomón) (le subordinamos) el viento, que en una mañana hacía el recorrido de un mes y en una tarde el de otro”. Esto describe uno de los milagros del Profeta Suleiman (que la Paz sea con él): él viajó la distancia de dos meses en un solo día a través del aire”.

De este modo, este verso sugiere que la posibilidad está abierta para que el hombre recorra esta distancia por el aire. “Entonces, ¡Hombre! Dado que esta vía está abierta para ti, alcanza este nivel y acércate a él.” Y Dios Todopoderoso nos dice también a través de este verso: “¡Hombre!. Yo hice ascender a uno de mis siervos en el aire porque él abandonó los deseos de su alma. Si tú también abandonas la pereza y aprovechas algunas de mis leyes en el Cosmos, también podrás ascender.

Palabras (Sözler)

Algunos Milagros referidos a la Ciencia y la Tecnología

En el hecho de que el Profeta Musa golpeara una piedra con su bastón hizo manar doce fuentes de agua de la piedra (Al Baqara, 60), lo cual constituyó un milagro. En él, hay un signo de que la gente puede extraer agua a través de un instrumento capaz de extraer los recursos acuíferos subterráneos. La ciencia de hoy ha creado perforadoras. El verso habla de la extracción de esta agua.

Los milagros del Profeta Isa en lo que se refiere a hacer revivir a los muertos, curar a los ciegos de nacimiento y a las personas leprosas (3:49) muestran que pueden ser encontrados remedios para incluso las enfermedades más graves. Este verso muestra un nivel superior al alcanzado por la medicina de hoy en día.

En el verso “Dijimos: "¡Fuego! ¡Sé frío para Abraham y no le dañes!” (21:69) hay un signo que apunta a futuros hallazgos de la Ciencia y la Tecnología. A través de él podemos ver que existen materiales resistentes al fuego, como el amianto, que Al-lah ha ocultado en la tierra y que sirven para hacer ropas a prueba del fuego.

Estos versos, que nos informan acerca de los milagros de los profetas, también contienen información de tipo científico, aparte de su significado literal. Es posible, pues, extraer diferentes significados de un verso. De este modo, el Corán anima a la gente a conocer la Ciencia.

“¡Reyes y Gobernantes! Si deseáis actuar con pura justicia tratad de ver y comprender el rostro de la tierra en todos sus detalles, como hizo Salomón. Ya que, al incrementar su nivel de información, siempre que lo desea, sobre cada parte de su reino, un justo gobernante y rey que se ocupe de sus súbditos será salvado de su responsabilidad y podrá actuar con completa justicia”. Y Dios Todopoderoso, en efecto, dice a través del verso: “¡Hijos de Adán! Di a uno de mis siervos un amplio reino y con el fin de que pudiera actuar de forma completamente justa dentro de él, le permití conocer personalmente todas las situaciones y hechos que ocurrían allí. Y desde entonces he dado a todos los hombres, por su naturaleza, la cualidad de ser vicerregentes en la Tierra. Yo también les di la capacidad de ver y comprender el rostro de la Tierra, de acuerdo con su capacidad.”

Si los hombres ordinarios no alcanzan ese punto, los santos pueden alcanzarlo. En cualquier caso, podéis beneficiaros de este gran don. Veámos como lo hacéis. Con la condición de que no seáis negligentes en vuestra adoración, trabajad para convertir la tierra en un jardín, del que podáis ver cada parte y del que podáis oír el sonido de cada rincón. Prestad atención al decreto del Misericordioso: “Él es Quien ha hecho la Tierra habitable para vosotros, así que recorred su extensión y disfrutad del sustento que proporciona, pero de Él proviene la Resurrección.” De este modo, el verso mencionado alude al límite más lejano y a más avances en la captación de las formas y los sonidos, uno de los mejores dones del hombre.”

Palabras (Sözler)

Fuentes

- Mishqat-ul Masabih, 3/122, hadiz no:5737; Musnad Ahmad, 5/266; Musnad Abu Daud At-Tayalisî, hadiz no: 478.

- Kashf-ul Jafa-Ayluni, 2/164; Sharh-uş Shifa Aliyy-ul Qari, 1/6., Badıllı A : Risale-i Nur’un Kudsî Kaynakları. Envar Neşriyat, Istanbul, 1992, p.306.

- Chapter Al-Qamar , 1st Verse; Sahih Bujari, 2/251, 5/62, 6/178; Mustadrak-ul Hakim, 2/472; Bayhaqî (Dalail-un Nubuwwah), 1/279–281

- Recogido en Fath-ul Bari Sharh-i Bujari ; Al-Hasais-ul Kubra, 1/134; Huyyatullah Ala-l alamin, p:228 and 252; Al-Mawahib-ul Ladunniya Zurqani, 5/182.

Share this